El imperio de la deuda

¿Dónde está Dillon (Carolina del Sur)? Seguramente ya hayan erigido un monumento al héroe local, Ben Shalom Bernanke. ¿O quizás en la cercana Augusta (Georgia), donde nació?

El señor Bernanke está desempleado ahora, así que tendrá algo de tiempo libre entre las manos. Deberíamos dirigirnos a Dillon, puede que esté en algún bar de la ciudad y tenemos un par de preguntas que hacerle.

Pero espere. ¿Tiene guardaespaldas? Probablemente no los necesite, ningún pájaro puede volar sin que la NSA lo observe. Cualquier plan de acercarse al antiguo jefe de la Reserva Federal está condenado al fracaso incluso antes de que se piense en ello.

La mayoría de los imperios se financiaban con los botines que capturaban al derrotar a sus enemigos. Pero el imperio de los Estados Unidos no depende de los generales, sino de los banqueros. A Ben Bernanke, “el héroe del 2008”, se le atribuye haber mantenido el crédito fluyendo en los peores momentos de la crisis.

Mantuvo al imperio a flote y su curso marcado hacia el desastre.

Mientras tanto, el oro sigue escalando posiciones. Nadie nos ha preguntado sobre ello, pero nosotros damos nuestra respuesta igualmente. “¿Estamos en un nuevo mercado alcista en el oro?” es la pregunta. Nuestra respuesta: no lo sabemos. Pero digamos lo que digamos no importa. El oro lleva sobreviviendo a cientos de monedas fiduciarias y a cientos de imperios. Y aunque el dólar le haya ganado terreno, sobre todo el año pasado, el oro también sobrevivirá a ésta.

Nuestro colega Braden Copeland piensa que las acciones de oro pueden haber entrado en un mercado alcista explosivo. Él apunta que no sólo los precios están subiendo, si no también (y más importante aún) el volumen negociado.

“No hay ninguna fiebre como la fiebre del oro”, dice un veterano como Richard Russell. Y cuando una fiebre del oro se desata, los resultados pueden ser espectaculares.

En Inversor Global, sin embargo, no somos especuladores, somos observadores. Y de lo que nos damos cuenta es de que el oro es dinero real, el tipo de dinero que la gente prefiere cuando otros tipos de dinero se vuelven no fiables. El oro también es lo que los grandes imperios tienden a acumular.

En el Siglo XVI, España amasó prácticamente todo el oro del mundo. En el Siglo XVII, Holanda era el lugar dónde las monedas de oro se acuñaron. En el Siglo XVIII, Francia era la nación más rica. En el XIX, Gran Bretaña se llevó a casa una buena parte de los inventarios de oro mundiales. Y en el Siglo XX fueron los Estados Unidos quienes se hicieron con las mayores reservas de oro del planeta.

Entonces, ¿quiénes son los mayores compradores de oro hoy? Los chinos. Se están preparando para tomar el relevo en la supremacía mundial.

Últimamente me han pedido que actualice mi libro “El Imperio de la deuda”, escrito con Addison Wiggin. La mayoría de los observadores han centrado su atención en el crecimiento de la deuda, prevista en el 200 por ciento del PIB para 2020.

Nosotros preferimos centrar nuestra atención en el Imperio en sí mismo. La deuda tiene su ciclo vital, al igual que los imperios. Ambos se expanden y, al final, ambos, sin excepción, se contraen.

Un imperio financiado por su deuda es una cosa especialmente grotesca. Da tumbos de un desastre a otro, sumergiéndose cada vez más dentro de más deuda.

La Guerra de Vietnam obligó a Nixon a abandonar el Patrón Oro. Ahora, las Guerras de Iraq y Afganistán han debilitado aún más las finanzas del Imperio, con costes que ya se acercan a los 5 billones de dólares.

Pero no es la deuda lo que mata al imperio. La deuda es solo una cuchilla dejada convenientemente al lado de la bañera.

Mientras tanto, el Señor Mercado hace lo que le da la gana. Y puede que le apetezca impulsar un poco más el precio del oro.

Ya lo veremos…

Saludos,

Bill Bonner.

Bill Bonner es fundador y presidente de Agora Inc., con sede en Baltimore, Estados Unidos. Es el autor de los libros “Financial Reckoning Day” y “Empire of Debt” que estuvieron en la lista del New York Times de libros más vendidos. Sus columnas hacen parte de la Revista InversorGlobal. Puede suscribirse haciendo click aquí. 

Deja tu respuesta