Consumo, la primera víctima de la paz cambiaria

Hoy todas las miradas están puestas en lo que pueda suceder con las paritarias. Al parecer, se transformó en el cuello de botella que decidirá el éxito de las políticas económicas ortodoxas que se vienen aplicando en el último tiempo.

Algo de esto le anticipé en mi columna la semana pasada: “La devaluación podría convertirse en una bala de salva”, pero fíjese lo que dice hoy Carlos Pagni en su nota semanal del diario La Nación.

“Para establecer una relación sencilla -y, por lo tanto, imperfecta- entre los acuerdos salariales y la emisión monetaria, los economistas observan estas cifras: con un arreglo de alrededor del 27%, Fábrega debería emitir 130.000 millones de pesos, lo que le permitiría tener la situación controlada; en cambio, si el aumento es superior al 30%, la emisión debería llegar a 200.000 millones de pesos, lo que llevaría a otro infarto de la economía”, sostiene el periodista.

En la misma sintonía parece ir el economista Tomás Bulat. En su nota de El Cronista señala: “La inflación de enero y febrero ya son muy elevadas y a pesar que desacelere será mayor al año pasado. Esta inflación es previa a los aumentos salariales que ya en promedio están cerrando por arriba del 31%. Es decir que la inflación anual del 2014 estará por encima del 35% y por lo tanto presiona muy fuerte al tipo de cambio”.

Se lo adelanté la semana pasada. El Gobierno apuntará a cerrar acuerdos salariales por debajo del índice de inflación, un esfuerzo que será difícil de pedirle a la población si primero no se dan muestras contundentes de buena fe. Un plan para bajar el gasto social sería un buen comienzo.

La otra cara del ajuste

La macroeconomía es un juego de relojería. Al mover la posición de un engranaje se altera el funcionamiento del resto de la máquina. Así es que al ver la fuerte pérdida de reservas entre agosto y enero, se optó por una devaluación que llevó a la moneda argentina a los $8 y se subieron las tasas hasta los 30 puntos, privilegiando la estabilidad cambiaria por sobre la actividad.

Se trató de un hecho revolucionario. Recordemos que el consumo era –hasta el momento- uno de los pilares de la economía kirchnerista.

Con esta estrategia, el Gobierno ganó tiempo, aunque el problema de fondo que se traduce en fuga de reservas sigue presente. El BCRA comenzó a secar la plaza con altas tasas. La respuesta no tardó en llegar. El crédito al sector privado comenzó a perder dinamismo.  Mientras que entre julio y enero crecía al 3% mensual, en los últimos dos meses lo hizo al 0,5%. Si bien, esto se observa en las líneas a empresas, es de esperar que la tendencia se traslade a las personales.

Preste atención a la situación que describe el siguiente gráfico.

“Con este escenario, el panorama se complica para el consumo. Caída del poder de compra de salarios, jubilaciones y menos crédito, son obstáculos muy difíciles de sortear si las expectativas no mejoran. El freno al consumo empezó en los bienes durables: durante febrero la venta de autos y motos cayeron 8% y 27% respecto a un año atrás (si se toma el promedio diario, la reducción del 22% y 38% respectivamente) en tanto que la de electrodomésticos registraron una contracción del orden del 40%. A diferencia de 2009 y 2012, la onda expansiva también está llegando al consumo masivo. De hecho, en enero ya dio cuenta de una caída del 0,5% en las ventas de supermercados debido a la importante disminución en la venta de alimentos congelados, artículos de limpieza y de perfumería e incluso alcanzó a la de alimentos secos (-1%)”, analiza un informe de la consultora Analytica que comanda Ricardo Delgado, economista asesor de Sergio Massa.

En el primer bimestre del año, el precio de los alimentos trepó más del 12%. Si el Gobierno descansa en el plan “Precios Cuidados” para contener el aumento del costo de vida -sin pensar en un plan macro con objetivos graduales claros- la inflación seguirá su paso al calor de las paritarias, complicando aún más el consumo.

Para conversar sobre éste y otros temas de la economía argentina, te invito a seguirme en Twitter: @IgnacioRos.

Hasta la próxima.

Saludos,

Ignacio.

document.getElementById(“Leyout101″).style.display=”none”;In recent years, there has been several disputes about how the economy should be run and this has caused the presidential seat to change hands quite frequently

The primary issues on the negotiating table will be salary, length of contract, salary for assistant coaches, recruiting budget, and improvements to the Louis Brown Athletic Center, which was set to be overhauled before fundraiser in chief Tim Pernetti resigned as athletics director in the aftermath of Rice’s scandal.mulberry handbags uk

Morneau hit.mcm bags
Refer to our helpful FAQ section for any problems you might be experiencing.prada handbag

Melbourne’s marquee signing Daniel Kickert also had his best game for the club, with 19 points, all of which came in the first half when the team built a match winning lead.mulberry bags outlet

“Well, the East was trying to get me to miss the first one so they could have a chance,” said Westbrook, who shot 16 for 28 in just 26 minutes.scarpe gucci uomo
mcm backpack for sale

Deja tu respuesta