Automotrices emiten menos obligaciones negociables

Según relevó el Instituto Argentino de Mercado de Capitales, en el primer bimestre de 2013, se emitieron dos obligaciones negociables (ON) por 28,4 millones de dólares, sólo un 30% de lo que se emitió en el mismo período del año pasado.

Esta baja se produjo porque, por un lado, cayó la venta de vehículos y, por el otro, se restringió el financiamiento en cuotas. Entonces, como las automotrices necesitan menos fondos para financiar los planes de pago; emiten menos obligaciones negociables en el mercado de capitales para abastecerse de pesos.

Cuando una empresa necesita financiar sus proyectos puede recurrir al mercado de capitales y obtener fondos a corto, mediano o largo plazo mediante la emisión de ON.

Quienes compran estos papeles son los inversores, que prestan efectivo a cambio de una tasa de interés y se convierten en acreedores de la empresa. A diferencia de las acciones, las obligaciones negociables son instrumentos de renta fija, ya que tienen un cronograma de pagos predefinido. Llegado el vencimiento de la obligación, la empresa cumple sus compromisos y el obligacionista deja de ser su acreedor.

Las terminales productoras de autos tienen sus propias compañías financieras que arman los préstamos prendarios, de leasing y planes de ahorro para los compradores de sus vehículos, tanto personas como empresas. Éstas emiten obligaciones negociables para después originar prendas como herramienta comercial para vender los vehículos y como un negocio financiero (al prestar más caro de lo que obtienen los fondos).

Este año, las financieras originan menos ON no sólo porque las ventas cayeron y las perspectivas a futuro no son favorables. Sólo las de Rombo (con 16,5 millones de dólares en enero) y Toyota (con 12 millones de dólares en febrero), emitieron cuando hay otras siete compañías activas en el mercado.

¿Cuáles son las ventajas de las obligaciones negociables?

Las oblicaciones negociables ofrecen muchas ventajas: por un lado, el financiamiento a tasas de interés atractivas y plazos superiores respecto de otras alternativas de financiación; además ofrecen diversidad en su estructuración y pueden emitirse con la posibilidad de que el inversor las pueda convertir en acciones. Por otro lado, tienen ventajas impositivas ya que las emisoras que son cotizantes en Bolsa tienen una exención del impuesto al valor agregado sobre la totalidad de las prestaciones relativas a la emisión, suscripción y colocación del título.

Recuerde que si usted está interesado en comprar obligaciones negociables u otro tipo de instrumentos financieros como acciones o bonos, puede suscribirse gratuitamente a nuestro Newsletter de Inversor Global que le proveerá toda la información necesaria para tomar la mejor decisión. Si todavía no lo recibe, complete el formulario que se encuentra al finalizar este artículo.

Deja tu respuesta