Adiós desendeudamiento: se emitirá un nuevo bono por 10.000 millones de pesos

Para el Gobierno se terminó la era del desendeudamiento. Por lo menos esto es lo que parece, ya que el ministerio de Economía y Finanzas dispuso la emisión de Bonos de la Nación Argentina en pesos con vencimiento en 2017 (Bonar 2017), por un monto de 10 mil millones de pesos.

Tras más de cinco años de ausencia en el mercado, el Tesoro saldrá a colocar mañana un nuevo bono en pesos, a tres años de plazo. pagará una tasa Badlar más 200 puntos básicos. Según se dispuso a través del Boletín Oficial, la emisión será por 10.000 millones de pesos, aunque podría dividirse en varios tramos.

La medida fue dispuesta a través de la resolución conjunta 65 de la Secretaría de Hacienda y 13 de la Secretaría de Finanzas, publicada en el Boletín Oficial con las firmas de los secretarios Juan Carlos Pezoa y  Pablo López, respectivamente.

En esta dirección, la colocación -que no se daba hace varios años- inauguró la reaparición del Tesoro como emisor de deuda. A la vez, esto evidencia varias realidades: en primer lugar, se trata de la reaparición del Gobierno como colocador de bonos en operaciones voluntarias en el mercado, dejando de lado el discurso de desendeudamiento que tanto se repitió en los últimos años.

Pero lo más importante es que se trata de un auxilio para el Banco Central, que viene muy exigido con la absorción de pesos. Sólo en el primer trimestre de 2014, la entidad que preside Juan Carlos Fábrega ya restó del mercado más de $ 45.000 millones, con lo que redujo la tasa de crecimiento interanual de la base monetaria al 20%, muy por debajo de la inflación acumulada en los últimos doce meses (cerca del 35%).

Cualquiera de estas sentencias es funcional para explicar que seis años después de haber optado por no tomar deuda en el sector privado y recluirse en colocaciones dentro del Estado y exprimir casi al límite la capacidad prestamista del Banco Central (BCRA) y la Anses, el Gobierno dio otro paso en el giro que intenta desde la devaluación de fin de enero. El objetivo es reabrir fuentes de financiamiento para aliviar la presión sobre las reservas internacionales.

Las últimas emisiones de bonos en la plaza local habían sido la colocación del Boden 2015 en dólares y la del Bonar V en pesos, a fin de 2007.

Además, por si quedaba alguna duda, significa que la bandera del desendeudamiento fue arriada, teniendo en cuenta estos antecedentes: las emisiones para pagar los juicios perdidos ante el Ciadi y para indemnizar a Repsol, o por los  2000 millones de dólares en bonos que debió vender en 2013 la Anses, cuando peleaba para mantener bajo control al contado con liquidación.

La resolución fue fruto de las conversaciones que mantiene desde hace varios días el secretario de Finanzas, Pablo López, con bancos y aseguradoras locales para sondearlos sobre una colocación destinada a ayudar al BCRA en el plan que puso en marcha hace casi dos meses para “domar al dólar paralelo”, una batalla que hasta entonces había sido estéril y que resultó exitosa gracias a la suba de tasas de interés y el retiro de pesos de circulación que encaró el Central.

Si desea recibir información más detallada sobre este nuevo instrumento del mercado, no deje de suscribirse a nuestro Newsletter gratuito de Inversor Global. A través de esta publicación semanal, tendrá acceso a los consejos y las opiniones de nuestros expertos. Si todavía no lo recibe, complete el formulario que se encuentra al finalizar este artículo.

Comment 1

  1. Lucas Cabrera

Deja tu respuesta