¿Quiere ser millonario? Desarrolle una idea de negocio estúpida

quiere-ser-millonario-desarrolle-una-idea-de-negocio-estupidaFacebook es hoy en día la más grande de las redes sociales que existen. Con más de 1.000 millones de usuarios en todo el mundo, la página reúne los perfiles de personas que se conectan unas con otras gracias a lazos familiares o de amistad.

Pero cuando Mark Zuckerberg comenzó, la idea consistía simplemente en conectar a universitarios de Estados Unidos, para conocer a qué fiestas habían asistido. Para muchos, ésta es una idea estúpida, pero hoy en día ha evolucionado y se ha vuelto el referente para muchas otras redes online.

Snapchat es otra red de mensajería que ha crecido exponencialmente y ahora llama la atención de grandes empresas que la quieren comprar. El público objetivo de este chat es mayoritariamente joven y una audiencia a la que muchos ahora quieren tener acceso, por la gran cantidad de personas que significan y por el interés que tienen en Internet.

Entonces, lo que estos ejemplos anteriores indican es que se necesita tener una idea buena, que no necesariamente tiene que ser extremadamente innovadora: debe ser una idea que nadie pueda ver, una idea única.

Según un artículo publicado en el sitio web Business Insider, las startups más sobresalientes a veces pueden generarse con una idea muy simple: tenga en cuenta que si se le ocurrió algo brillante, tal vez ya alguna gran empresa está trabajando en ella, por lo que su idea no se destacaría entre las demás.

Si tiene una idea que quiere transformar en realidad, recuerde que tiene que ser única, para que no se vea amenazada por la competencia y que gracias a ella las demás empresas quieran también participar del mercado. Ahí está el secreto.

La persona detrás de esta teoría es Chris Dixon, un socio de la firma Andreessen Horowitz que invierte en startups (pequeñas empresas innovadoras con gran potencial de crecimiento). Ésa es otra razón por la que estos microemprendimientos logran avances tan positivos: porque no llaman la atención de muchos, sino de algunos pocos que ven las grandes posibilidades que se pueden alcanzar.

Otro claro ejemplo es uno de los 5 inventos ridículos que publicamos hace unos meses. Fue la aplicación iFart, que consiste en un simple sonido de un “gas” que en realidad es un globo que produce el efecto sonoro. Esta aplicación hizo que Joel Comm, su creador, ganara unos 400.000 dólares, mientras que su app fue descargado más de 350.000 veces en los primeros meses desde que se creó.

Lo invitamos a suscribirse a nuestro Newsletter gratuito de Inversor Global. Para hacerlo, simplemente complete el formulario que se encuentra al terminar este artículo.

Deja tu respuesta