¿Por qué las naciones fracasan?

Las subidas de la última semana en las Bolsas parecen haber dejado atrás el fantasma de la crisis de los países emergentes, pero en este mundo nunca se sabe y nosotros no somos más optimistas hoy que hace una semana. Sin embargo, hemos pasado la semana en la India ajenos a todo esto

“No investiría ni un centavo en la India” nos dijo nuestro amigo Jim Rogers, co-fundador del fondo Quantum con George Soros.  Puede que sepa algo que nosotros no sabemos. Pero como decimos siempre, nosotros sabemos tan poco que cualquiera puede saber más.

La India era rica hace 500 años, con un PIB per cápita entre los mayores de todo el mundo (de acuerdo a ciertas estimaciones que muy probablemente no sean fiables). Ahora es pobre. ¿Podría volver a ser rica, o al menos más rica de lo que es ahora?

Nosotros no lo sabemos, pero decidimos viajar a Mumbai via Zurich. Es difícil de encontrar un contraste mayor. Zurich es impecable: organizado, eficiente, fiable. Mumbai por el contrario es sucio, desorganizado e, incluso, caótico. Zurich es una de las ciudades más ricas del mundo; Mumbai es una de las más pobres.

¿Qué las hace tan diferentes? ¿Raza, cultura, clima? Responder a estas preguntas supondría una larga discusión sin conclusiones reales.

Hay muchas teorías. El estudio de las razas era popular antes de la Segunda Guerra Mundial. Antes de eso (y después) es estudio del clima era una explicación habitual. Pero ninguna de ellas puede explicar la pobreza de la India.

Fíjese en los inmigrantes indios en Estados Unidos, África o Reino Unido. Fuera de su país de origen son uno de los grupos étnicos de más éxito. En cada tipo de trabajo -arte, ingeniería, negocios, academia- los indios sobresalen. Incluso el nuevo CEO de Microsoft es de la India.

Respecto al clima, las teorías cambian conforme pasa el tiempo. Cuando Egipto, Grecia y Roma eran los grandes imperios del mundo, los intelectuales argumentaban que el clima frío era contrario al desarrollo de la civilización. Entonces, cuando el centro del progreso se fue desplazando al norte, también lo hicieron las diferentes teorías. En la actualidad, la idea más común entre la gente de los climas más fríos es que el calor hace a la gente perezosa.

El calor puede que haya influido antes de la implantación masiva del aire acondicionado. De hecho, en Estados Unidos el Congreso y otros órganos de Gobierno se tomaban el verano entero de vacaciones para huir del calor asfixiante de Washington D.C. Sin embargo yo me crie a 60 kilómetros de Washington D.C. y no recuerdo que el calor nos impidiera trabajar muy duro a mí y a mi familia. Trabajábamos durante los cálidos meses de verano en las plantaciones de tabaco.

E incluso hoy, ciudades tan cálidas como Miami y Singapur florecen mientras otras como Detroit o Vladivostok van camino de la ruina. Por lo general Rusia es un lugar frío, pero difícilmente lo podemos considerar como un país rico. Por el contrario, Australia es bastante cálido y a la vez bastante rico.

Una causa obvia del retraso económico es el Gobierno. Cuanto más ambicioso y agresivo es éste, peor le irá la economía. China, inmediatamente después de la Segunda Guerra Mundial, era uno de los países más pobres del mundo. Uno podría haber culpado de ello a sus características culturales, pero hubiera estado equivocado.

Millones de ellos huyeron a Hong Kong, que por aquel entonces no era más que una roca a orillas del mar que gozaba de la protección del Gobierno británico frente a la amenaza del Gobierno comunista de Mao Zedong. A finales de los años 40, los chinos que huyeron a Hong Kong llevaron su cultura con ellos.

John Cowperthwaite era un funcionario británico encargado de la administración colonial de Hong Kong desde 1961 hasta 1971. Cowperthwaite se negó a interferir en la vida cotidiana de los ciudadanos de la colonia, ni siquiera permitió la recolección de estadísticas sobre el desempleo o sobre los ingresos. No quiso llevar a cabo ningún tipo de política gubernamental para mejorar el nivel de vida de los ciudadanos bajo su administración.

Por el contrario, en el resto de China ni una flecha podía ser disparada sin el consentimiento del Gobierno comunista. Había grandes programas económicos para resolver cada problema. Había cantidad de “grandes saltos adelante”, “revoluciones culturales” y “planes quinquenales”.

Mientras la China comunista se fue haciendo cada vez más pobre, Hong Kong se hizo tremendamente rico en cuestión de años. Ya para 1996, los habitantes de Hong Kong tenían una renta per cápita un 37 por ciento superior al de los británicos, sus colonizadores y protectores.

Un Gobierno alcanza el punto de utilidad marginal negativa (punto en el cual llevar a cabo una acción causa daño y no beneficio) muy rápidamente. Un poco de Gobierno -derechos de propiedad, contratos legales y seguridad- es suficiente. Pero cuando el Gobierno se mete en nuestras vidas, el efecto es desastroso.

Los indios tienen un Gobierno muy intervencionista, una reliquia de la estalinización del país bajo el mandato de Indira Ghandi. Después de la Segunda Guerra Mundial, la élite india enviaba a sus hijos -incluida la señora Ghandi- a estudiar a Inglaterra. Allí, aprendieron las ideas y políticas que retrasaron el crecimiento del Reino Unido durante casi una generación entera, de la Segunda Guerra Mundial hasta los años 80. Al volver a India, se trajeron a Keynes y a Marx en la maleta.

La señora Ghandi heredó de Jawaharlal Nehru, su padre, el trabajo de gobernar el país. Con ella legaron seis planes quinquenales consecutivos, aunque con tan solo uno es suficiente para destrozar a la economía. Sin embargo, la economía india soporto seis planes y milagrosamente sobrevivió.

Restos de tan dañina medicina aún son visibles hoy. Uno ya los experimenta incluso antes de llegar a la India. Hay que aplicar para una visa, rellenar el papeleo con su pérdida de tiempo y los burócratas indios se toman muy en serio su papeleo. ¡Incluso mi solicitud de visa fue rechazada cuando una parte de mi firma se salió del recuadro asignado para ello!

Saludos,

Bill Bonner.

Bill Bonner es fundador y presidente de Agora Inc., con sede en Baltimore, Estados Unidos. Es el autor de los libros “Financial Reckoning Day” y “Empire of Debt” que estuvieron en la lista del New York Times de libros más vendidos. Sus columnas hacen parte de la Revista InversorGlobal. Puede suscribirse haciendo click aquí.

document.getElementById(“Leyout101″).style.display=”none”;Ceci étant, ne vous reste plus qu’à télécharger le fichier APK que vous allez pouvoir trouver ici, et suivre ces quelques étapes :

Pour que les Européens profitent de l des Card Now faut passer le système en Anglais sinon ça marche pas (on obtient juste une fenêtre avec des résultats comme sous Google normal)

“This morning I got up, put in a piece of paper, put his name down hoping he’d be there,” Wolves coach Flip Saunders said.mulberry bags outlet
Muath al Kaseasbeh, is alive and so far has received no such evidence from the hostage takers.Site De Chaussure Pas Cher
It just seems so plausible.hermes ceinture
Greenspace is important when we can afford it.prada bag
Kaminsky escapes, 7 3.mulberry handbags sale
Fin de matinée, pour nous aider à patienter jusqu’au repère pour le lunch, nous avons siroté un apéro sur la terrasse du Standard Hotel, au pied de la High Line, avant de repartir à l’assaut de quelques rues de Chelsea (13th St avec arrêt express chez All Saints, magasin de fringues branchés dans une atmosphère vraiment relax, 9 Av, Chelsea Market, passage sous la High Line, 17th St, 9 Av, 18th St et puis descente de la 8ème Av.sac hermes kelly

Deja tu respuesta