Paritarias, un partido de más de tres puntos

paritarias-un-partido-de-mas-de-tres-puntosAlgunos entrenadores, para desdramatizar ciertos cotejos, suelen decir que sólo están en juego 3 puntos. “Un sólo partido no puede definir un campeonato”, sentencian, tratando más de concentrar la presión del momento -y liberar a sus dirigidos- que de describir con honestidad la situación que atraviesan.

Pues bien, ése momento le llegó al Gobierno. Algunos indicadores, producto de las tan criticadas políticas ortodoxas, se empezaron a ordenar y se aprecia cierta estabilidad precaria. Parte de los resultados que se buscaban están apareciendo. ¿Podrá ser aprovechado este momento? Dependerá de un gran partido, de uno en el que ciertamente se juegan más que tres puntos: las paritarias.

Veamos…

“Si a Ben Bernanke (titular de la Fed) se lo recordará como el hombre que empapeló de dólares todo EE.UU. en plena crisis, a Juan Carlos Fábrega (presidente del Banco Central) se lo va a hacer como el que se aspiró todos los pesos. Fue tan importante la devaluación como su posterior encendido de la Yelmo (aspiradora). Y luego con la obligación a desprenderse de dólares que impuso a los bancos, recompuso la imagen de autoridad del BCRA”, señala la clásica sección de Ámbito Financiero, “Lo que se dice en las mesas”.

Yendo a los fríos números, con una suba de tasas que fue del 15% a más de 28%, el BCRA logró absorber $ 34.000 millones durante el primer bimestre del año. Hoy los plazos fijos al público se ubican entre el 22% y el 24%, mientras que las líneas de crédito no desaparecieron, como algunos analistas presagiaban.

El Gobierno ciertamente tiene la idea de mantener el dólar oficial en torno a los $8, por lo que el nivel de las tasas posiblemente también se estabilice. Es decir, no será necesario pagar más para captar pesos. Como era de esperarse, la expansión monetaria redujo su ritmo de crecimiento. El año pasado podíamos ver niveles del 30%, mientras que hoy el anual está en 18 puntos. Es una de las variables básicas para ajustar la política fiscal. Es un gesto que veníamos pidiendo, incluso desde esta columna, a la hora de pensar en las expectativas.

Además de restarle presión a la cotización del dólar con la medida de que los bancos limiten sus posiciones en dólares al 30%, la liquidación de divisas por parte de las cerealeras viene siendo un bálsamo para el mercado cambiario, que igual espera con buenos ojos la entrada de dólares de mayo que debería traer la nueva cosecha de soja.

En el gráfico a continuación podemos ver los números de la primera quincena de febrero.

En promedio, las cerealeras vienen liquidando arriba de US$ 400 millones semanales, mientras que en 2012 esa cifra se ubicaba en torno a los US$ 260 millones.

El gran partido ya empezó

Algunos números se fueron ordenando, no sin costo. El reconocimiento de la inflación por parte del INDEC aumenta la deuda pública y plasma la pérdida del poder adquisitivo de los argentinos, que ya había sido profundizada por la devaluación de enero (23%).

No obstante, son tragos amargos que había que dar con miras a lograr un sinceramiento que nos lleve a un correcto diagnóstico de la situación. Posiblemente queden algunos pasos más en este sentido. Uno de ellos es la quita de subsidios energéticos y el ajuste de las tarifas.

En el esquema de ajuste K, las medidas tomadas en este bimestre sólo tendrán su efecto si el alza de los salarios es controlada. Es decir, si no busca superar la inflación y la devaluación. Malas noticias para el bolsillo…

No obstante, existen ciertos riesgos. El Gobierno se lanzó a unas paritarias anuales y  supuestamente “sin techo”. Deberá buscar el justo equilibrio –sophrosyne, como le llamaban los griegos- de un número que no dispare las expectativas inflacionarias, pero que tampoco se traduzca en una pérdida muy notoria del poder adquisitivo.

Establecer ese número después de 7 años sin referencias claras de los índices de inflación será una tarea compleja. A poco rodar la pelota ya nos estamos dando cuenta cuánto.

Desde la CGT de Moyano –hoy opositora del kirchnerismo- ya anunciaron que el 30% sería el piso de negociación. “A mí no me pueden fijar los porcentajes”, advirtió el líder camionero.

Por otra parte, al cierre de este informe, los docentes no querían aceptar el 22% que ofrecía de aumento el Gobierno y ya se anunciaban paros en destinas provincias, ante la amenaza oficial de resolver este diferendo vía decreto.

Se necesitará un buen 10

Afuera, parecería estar encaminado un acuerdo con Repsol por YPF (compensación de US$ 5.000 millones), y cayeron bien al FMI la creación del nuevo índice de inflación, así como también el hecho de que se haya acordado el pago a ciertas empresas que estaban en juicio con el país ante el CIADI. El maquillaje de la imagen internacional –aún en proceso- tiene como objetivo poder recurrir en algún momento a los mercados internacionales, a bajo costo, en busca de financiamiento. Las reservas no caerían y la cuenta la paga el que viene.

Adentro, se juega un partido que requerirá de un 10 habilidoso y con cintura. De lo contrario, parte del esfuerzo que la sociedad hizo hasta el momento se habrá esfumado.

Sin diálogo, será un partido perdido. Abandonar ciertas posturas prepotentes –por parte del oficialismo- será clave para lograrlo.

Para seguir conversando sobre éste y otros temas de la economía local, le invito a seguirme en Twitter: @IgnacioRos.

Hasta la próxima.

Saludos,

Ignacio.

Deja tu respuesta