Mientras que el precio del oro aumenta, las tres mineras más grandes reportan pérdidas

Algo extraño ocurre con el metal dorado: desde principios de 2014, su precio aumentó 9,4% por lo que los ahorristas volvieron a considerarlo una inversión atractiva, sin embargo, las tres mineras de oro más grandes del mundo reportaron pérdidas multimillonarias. Barrick Gold, Kinross Gold y Goldcorp informaron que juntas perdieron 16.000 millones de dólares por año.

El precio del metal amarillo cayó 27% durante 2013. Si bien se está recuperando desde que comenzó este año (subió 9,4% en 2014), las mineras de oro se ven obligadas a asumir que por su producción recibirán menores precios que hace un año y se apuran por reducir costos.

““La realidad es que nuestra industria es cíclica y tenemos que brindar retornos no importa cuáles sean los precios”,” aseguró Jamie Sokalsky, CEO de Barrick.

Sin embargo, desde enero de 2014 el oro empezó a revalorizarse. Tan sólo la primera semana de febrero aumentó 1,9%, para el 10 de febrero ya estaba por los 1.275 dólares la onza y este viernes subió a su precio más alto desde el 8 de noviembre, para cotizar a 1.312,40 dólares la onza.

Todo esto hace pensar que el oro parece recuperar el atractivo por parte de los inversores, demostrado por la suba de 5% que lleva el metal en estas últimas dos semanas. Algunos analistas consideran que la tendencia continuaría en el corto plazo.

Esto ha hecho que se disparen las opiniones de expertos en la materia, donde se atreven a dar sus previsiones sobre el precio en el que terminará el año. Según un artículo del portal web CNBC, un estratega de commodities de la firma ANZ considera que dentro de poco se podría hablar del oro a 1.365 dólares la onza, mientras que en diciembre de 2014 estaría en alrededor de 1.450 dólares la onza.

Pero hay otros que no están tan optimistas y consideran que su precio podría seguir en picada. Un analista de Goldman Sachs indica que el oro no hará más que bajar en 2014, para cotizar cerca de los mil dólares a finales del año.

Las mineras de oro tienen que lidiar con una demanda que es más incierta comparado con la mayoría de los otros metales preciosos o básicos, que se ven impulsados por su uso industrial. En cambio, el oro se compra como joya o como instrumento financiero y hasta el año pasado su cotización había subido todos años desde 2001.

Recuerde que para mantenerse actualizado con datos y noticias sobre el mundo de las finanzas personales y la economía, puede suscribirse de forma gratuita a nuestro Newsletter semanal. Para ello, simplemente complete el formulario que encontrará al finalizar este artículo.

Deja tu respuesta