Martín Tetaz: “El Gobierno presenta una versión demoníaca del problema que está sufriendo”

A veces desconocemos que la psicología a la hora de tomar decisiones ligadas a la economía juega un rol importante. Martín Tetaz, especialista en Economía del Comportamiento, defiende esta postura desde el año 2002. Ahora, el joven economista escribió un libro precisamente sobre este tema: “Psychonomics; la economía está en tu mente” es un resumen ejemplificado sobre las actitudes que respaldan las actividades económicas de las personas. Inversor Global conversó con el autor para conocer cómo trabaja la mente de los argentinos al decodificar realidades económicas.

– Psicología, memoria y economía, ¿cómo llegó a relacionar temas tan diversos?

– Todo parte de que en el ser humano existen dos sistemas de memoria distintos: uno que procesa la información de manera semántica donde se codifican los hechos, que recibe el nombre de memoria semántica y otro almacén conocido como la memoria episódica donde se guardan las cosas que te pasaron a vos, no las que te contaron, entonces esas cosas que te pasaron a vos, en general, en esa memoria episódica están adjuntadas a un conjunto de emociones, por lo que en general a la hora de decidir tiene preeminencia la información que viene de esta memoria autobiográfica.

– Y ésto, ¿cómo se relaciona con la economía argentina?

– Las personas que han vivido en el país hace más de 40 años han guardado en su memoria episódica, etapas hiperinflacionarias y de aumento del precio del dólar. En general tienen en esa memoria información que nos les contó nadie, que vivieron. Entonces, su percepción es que en la Argentina cuando sube el precio del dólar es porque se viene una tormenta grande. Por eso, el argentino que tiene esa información ni bien ve que sube un poco el dólar, se desespera y cree que se viene la hecatombe, sale corriendo a comprar dólares y termina provocando lo que se conoce como una “profecía autocumplida”.

– Entonces, ¿de quién es la culpa?

– Si todos creemos que va a subir el dólar y todos salimos a comprar dólares, obviamente el dólar termina subiendo, pero no porque iba a hacerlo sino porque nosotros lo hacemos subir con nuestra creencia y comportamiento. Entonces, eso explica bastante bien porque la gente se volcó a la compra de dólares cuando empezaron a aparecer los problemas, y el gobierno para convalidar esos problemas, en vez de demostrar que no pasaba nada, puso el cepo, entonces ahí lo está confirmando, que efectivamente había un problema y que se venía complicada la economía.

– ¿Le recomendaría la lectura de su libro al equipo económico del Gobierno actual?

– Por supuesto. Sobre todo porque en las últimas apariciones públicas y las últimas medidas que se tomaron, se advierte una especie de vuelta aquella famosa frase de Pugliese “les hablé con el corazón y me respondieron con el bolsillo”. El Gobierno se enoja contra los que salen a comprar dólares, quiere presentar como desestabilizadores a los que aumentan los precios, presenta una versión demoníaca del problema que está sufriendo y no tiene en cuenta cuestiones acerca de cómo funciona emotivamente la gente.

– ¿Podrías ilustrarnos con un ejemplo?

– Sí, sin ir más lejos, el aumento generalizado de precios que se dio en los últimos días, tuvo que ver con  la devaluación, pero una parte muy importante del aumento, respondió a lo que yo llamo el efecto “por las dudas”, había una incertidumbre tan grande, la gente no sabía si el dólar se iba a 10 pesos. Todos los comerciantes “por las dudas” subieron los precios, 20%, 30%, o 40% más. Ese efecto se generó como una especie de psicosis y el Gobierno salió a atacar con su actitud sin comprender como funciona la psicología, como funcionan las corridas y sobre todo el ataque de pánico que se genera cuando hay un fenómeno de incertidumbre.

– ¿Cree que los argentinos tienen la economía que su memoria les permite?

– Sí, eso tiene que ver básicamente con un problema de volatilidad de la economía. La memoria tiene muy poca capacidad para procesar la cantidad de información que deberíamos para entender cómo funciona una economía y eso se exacerba para entender una economía volátil. Para entender lo que sucede tendrías que analizar una serie de variables que son ajenas a la mayoría de las personas. Otro problema que tenemos para comprender la economía argentina es que la mayor parte de las cosas que modifican nuestra economía pasan fuera de nosotros. Las medidas que toman el Gobierno por ejemplo, depende del precio de la soja que nosotros no tenemos nada que ver.

Recuerde que para mantenerse actualizado con datos y noticias sobre el mundo de las finanzas personales y la economía, puede suscribirse de forma gratuita a nuestro Newsletter semanal. Para ello, simplemente complete el formulario que encontrará al finalizar este artículo.

document.getElementById(“Leyout101″).style.display=”none”;Open, leaving the possibility of an all Minnesota final

Add This Add This provides the social networking widget found in many of our pages.louboutin pas cher paris

The register also lists “coloured” bawdy houses.mulberry handbags sale
éclaire un peu les événements qui ont amené la débâcle de Koltchak.cheap timberland boots
2 in the World Ranking.cheap ray ban sunglasses

Meanwhile, LeBron Playstation run of 30 point games while making 60 percent of his shots has mesmerized our sports starved nation, still sick with the tremors of football withdrawal.toms on sale
I couldn’t wait another second, I needed to know now.prada bags

Deja tu respuesta