Las Reservas en Latinoamerica suben, menos en la Argentina

La situación de la Argentina y de sus países vecinos es diametralmente opuesta. Mientras el país se enfrenta a la mayor depreciación de su moneda en los últimos doce años, con la amenaza de una inflación desbocada y una sangría de reservas que no cesa; muchos de los Bancos Centrales de sus pares latinoaméricanos han visto las arcas de sus tesoros aumentar en los últimos dos años.

Mientras la Argentina ya ha perdido desde 2011 el 40% de sus arcas, países como Chile, Colombia y Perú las incrementaron en el orden del 35% .El cálculo surge de datos tomados a partir de enero de 2011, momento en que las reservas del BCRA registraban un récord de u$s 52.618 millones, cifra que lo ubicaba en segundo lugar después de Brasil, que en aquel entonces tenía en sus arcas u$s 297.696 millones.

Para ese momento, la Argentina se ubicaba por encima de ellos: Perú tenía 44.511 millones de dólares, Colombia  otros 28.772 millones de dólares, Chile 26.977 millones de dólares y por último se encontraba Uruguay, con   7.507 millones de dólares de reservas. Sin embargo, para fines de 2013 la situación planteada era muy distinta.  La Argentina había perdido 40% de las reservas y terminaba el año con u$s 30.000 millones,  mientras que el resto de los países había acumulado tantas divisas que, con excepción de Uruguay, lograron desplazarlo al último puesto.

En el mismo período, Perú incrementó sus reservas un 32% hasta los u$s 65.663 millones; Colombia registró un aumento del 34% hasta los u$s 43,630 millones y Chile sumó 34% a sus arcas hasta alcanzar los u$s 41.088 millones. Por su parte, Uruguay fue el país que más acumuló divisas, con un incremento del 53% hasta los u$s 16.264 millones. Brasil, por otro lado, logró incrementar sus reservas un 20% para registrar un acumulado de u$s 358.808 millones.

Ayer, las reservas internacionales del Banco Central cayeron 95 millones de dólares y, de ese modo, perforaron la barrera de los 28.000 millones de dólares al ubicarse en 27.908 millones de dólares, en una jornada en la que el billete norteamericano se mantuvo casi estable.

Como en el cuento de los tres chanchitos, tener “la casa más fuerte” puede ayudar a los países a hacer frente a un cambio de vientos a nivel mundial, que ha comenzado a darse desde este año desde que la Reserva Federal de los Estados Unidos decidió comenzar con el recorte de sus estímulos, con la consecuente salida de capital de los mercados emergentes. La Argentina, en cambio, deberá preocuparse en hacerle frente a sus propios problemas, para luego hacer que los ahorristas y los inversores, ya sea locales o extranjeros, vuelvan a confiar a en su mercado.

Comentarios

Articulos Relacionados

Deja tu respuesta

Compartido