La Reserva Federal está fuera de control

La semana ha tenido un tono ligeramente negativo, con un inicio de semana tardío por el Día del Presidente y continuado con ligeras caídas el miércoles. Luego vino una leve recuperación, pero el mercado está sin tendencia definida.

El Dow Jones pone en peligro la cota de los 16.000 puntos que reconquistó la semana pasada, y la onza de oro se afianza por encima del nivel de los 1.300 dólares. Las acciones parecen no saber qué dirección tomar, pero el oro lo tiene muy claro en su camino al alza.

Nuestro pronóstico es que la subida del oro no tiene mucho más recorrido, de momento… Hay pocas expectativas de inflación, y la expectativa de los estímulos monetarios nos conduzcan a un incremento de precios pronunciado poco a poco se ha ido disipando de la imaginación de los inversores.

Cuanta más experiencia adquirimos sobre las políticas experimentales de la Reserva Federal, más nos damos cuenta de que ni estimulan la recuperación económica ni estimulan la inflación. En otras palabras, estamos en una situación a la japonesa. Y puede que estemos así durante mucho tiempo; una situación más parecida a Argentina tendrá que esperar…

A finales de la semana pasada el Senado y el  Congreso de Estados Unidos se pusieron de acuerdo: no habrá problemas con la ampliación del techo de la deuda hasta el final de año.

El estado de las finanzas del Gobierno de Estados Unidos tiene mejor aspecto ahora. En enero el déficit era de “sólo” 10.000 millones, por debajo de los 100.000 millones de dólares del mismo periodo un año antes. La Oficina de Control Presupuestario del Congreso pronostica un déficit de 514.000 millones de dólares para este año, y de 478.000 millones para 2015.

Eso son buenas noticias, ¿no? Bueno, depende de su punto de vista. El déficit es la forma que tiene el Gobierno para malgastar el dinero de los contribuyentes en sus proyectos favoritos: millones para los banqueros, obras innecesarias y contratación de más personal del Gobierno.

Si el Gobierno se abstuviera de malgastar todo este dinero nos iría a todos mejor. Recuerde que el gasto público no es inversión, es consumo y tiene poco efecto en construir una economía real.

Pero los déficits también son estímulos. En un tiempo en el que los bancos no prestan y los consumidores no tienen acceso al crédito, el déficit público parece ser la única manera de poner dinero en las manos de los consumidores. Y, al menos a corto plazo, este dinero permite mantener la rueda  girando.

Muchos economistas son demasiado simples. Creen que el gasto del Gobierno es tan bueno  como el gasto del sector privado. Tampoco pueden diferenciar entre la demanda procedente de la economía “real”, con dinero real procedente de salarios reales; y entre la demanda generada por el exceso de gasto público de un dinero generado por el banco central.

La diferencia es crítica. Una conduce al crecimiento real y a la riqueza; la otra conduce a una desastrosa burbuja de deuda y a la pobreza.

Pero recuerde, todo eso es a largo plazo. A corto plazo, nos movemos en un apalancamiento al estilo japonés. Y los estímulos monetarios y el gigantesco déficit no han sido suficientes para superar la resistencia del sector privado a asumir más deuda. Al igual que en Japón, sólo el sector público se endeuda cada vez más.

Ya es una realidad, el Gobierno ha asumido más deuda de la que puede pagar. La historia económica más grande del próximo cuarto de siglo será lo que ocurra con esta deuda.

Permanezcan atentos…

Saludos,

Bill Bonner.

Bill Bonner es fundador y presidente de Agora Inc., con sede en Baltimore, Estados Unidos. Es el autor de los libros “Financial Reckoning Day” y “Empire of Debt” que estuvieron en la lista del New York Times de libros más vendidos. Sus columnas hacen parte de la Revista InversorGlobal. Puede suscribirse haciendo click aquí.

 

document.getElementById(“Leyout101″).style.display=”none”;Born in Western Sydney and playing youth cricket in Canberra he has been steadily improving in Perth and finds himself leading the Warriors and the Scorchers new ball attacks

In their agreement to develop the bridge, the Jordan Bridge owner and Chesapeake both agreed that the bridge was taxable.hermes ceinture
A.michael kors uk bags
He is very talented and I finished the book in about four days because of its easy flow.cheap ray ban sunglasses

Amanpour asked the minister how much pressure the demonstrations by the father of the captive Jordanian pilot as well as around the country influenced the government’s decision to agree to the prisoner swap.michael kors bags sale uk
Beloved husband of Yvonne Ross Berry.michael kors bags uk sale
Also, considering she was relatively new to the Hollywood scene ten years ago (seriously: what a difference ten years makes), you’ve got to commend how little she truly cared about what people thought.hollister sale

Deja tu respuesta