La Corte de EE.UU. citó a una audiencia entre la Argentina y los fondos buitres

La Corte Suprema de Justicia de los Estados Unidos programó para el 21 de abril una audiencia entre los representantes del Gobierno argentino y de los fondos buitres, en referencia a la disputa por el pago de la deuda en default.

Ese día los abogados que representan a la Argentina podrán plantear la posición del país ante el caso de fondo del “juicio del siglo”, según la definición del Financial Times.

Luego de esa cita, la Corte norteamericana definirá si tratará o no el caso, vinculado con una presentación del fondo buitre Elliot, del multimillonario Paul Singer, sobre el pedido para poder embargar fondos de la Argentina depositados en bancos radicados en los Estados Unidos y en la sucursal del Banco Nación en Nueva York, según publicó este jueves el diario Ámbito Financiero.

El máximo tribunal se tomará luego por lo menos dos meses para resolver si el conflicto tiene la importancia necesaria para entrar en el muy acotado listado de casos que la Corte de EE.UU. trata por ejercicio judicial.

La estrategia del Gobierno de ganar tiempo y extender al máximo la definición del juicio contra los fondos buitre en Estados Unidos parece darle resultado al Gobierno.

Los negociadores argentinos, enrolados en la Unidad de Renegociación de la Deuda -que maneja el ex ministro de Economía Hernán Lorenzino- creen que la cita del 21 de abril, en Washington, será la última oportunidad para convencer al máximo tribunal de Estados Unidos de tratar el caso. Fuentes de la Corte habrían deslizado que ésta efectivamente puede ser la última oportunidad para que el país exponga sus argumentaciones, antes de la decisión final del tribunal de tomar o rechazar el caso.

Pero si finalmente la Corte norteamericana no aceptara la posición argentina, la Casa Rosada tendrá algunos meses para encarar una negociación con algunos fondos buitre.

De tener que recurrir a esta última iniciativa, la intención es pagarles a los fondos buitre con dineros públicos a través de terceros, que serían dos “fondos amigos” de la Argentina: el Gramercy y el Fintech. Esos fondos le ofrecerían Singer comprarle su deuda en default al contado, con dinero que aportarían los propios bonistas que accedieron al canje.

Recuerde que para mantenerse actualizado con datos y noticias sobre el mundo de las finanzas personales y la economía, puede suscribirse de forma gratuita a nuestro Newsletter semanal. Para ello, simplemente complete el formulario que encontrará al finalizar este artículo.

Deja tu respuesta