¿Error de cálculo? Samsung rechazó la compra de Android antes de que Google lo adquiera

En el año 2005 Larry Page, actual CEO de Google, se reunió con Andy Rubin, creador de Android, que en ese entonces necesitaba fondos para su proyecto. Page, después de escuchar la propuesta de Rubin, no solo lo ayudó a financiar su idea sino que la compró por una suma de 50 millones de dólares. Una cifra por cierto insignificante si la comparamos con los gigantescos beneficios que reporta en la actualidad el sistema del androide a Google.

Esta parte de la historia mucha gente la conoce. Sin embargo, lo que no se ha sabido hasta ahora, era que Samsung fue conocedor de este proyecto antes que Google y lo dejó pasar.

El periodista Fred Vogelstein, autor del libro “Dogfight: Cómo Apple y Google fueron a la guerra y empezaron una revolución“, recopila un sin fin de anécdotas y curiosidades de la pequeña gran historia de los smartphones y las compañías líderes.

En ese libro se publica una entrevista con Andy Rubin, creador de Android, en la que el ingeniero explica la historia: hay que situarse en el 2003, año en el que se pone en marcha el proyecto de Rubin y que, un año después, necesitaba financiación ya que no contaba con el respaldo de ninguna gran compañía.

Fue en ese momento cuando Rubin y su equipo decidieron mostrar su proyecto a Samsung. Para ello, ocho miembros del grupo se trasladaron hasta Seúl para reunirse con 20 ejecutivos de Samsung. Éstos no tomaron en serio la propuesta explicando que el equipo era muy reducido y que la idea de Rubin no evolucionaría hacia algo tuviese éxito.

Según cuenta el propio Andy Rubin, uno de los altos cargos de la compañía surcoreana se levantó y le dijo: “¿Tú y qué ejército va a crear esto? Tenés seis personas para ello, ¿estás drogado?”. Rubin añadió: “Todos se rieron en la sala de reuniones. Esto ocurrió semanas antes de que Google nos comprara”.

Dos semanas después de esta fallida reunión fue Google el que compró todo lo relacionado con el proyecto Android y el equipo de Rubin se trasladó a Mountain View para formar parte de la compañía. El resto de la historia y el éxito de esta idea ya es conocido por todos.

En ese momento, las aplicaciones móviles no despertaban el interés que generan en la actualidad y los desarrolladores no se interesaban por la producción de las mismas. Seguramente ahora Samsung se lamenta mucho.

Recuerde que para mantenerse actualizado con datos y noticias sobre el mundo de las finanzas personales y la economía, puede suscribirse de forma gratuita a nuestro Newsletter semanal. Para ello, simplemente complete el formulario que encontrará al finalizar este artículo.

Deja tu respuesta