El mismo país, la misma crisis: una fórmula que se repite cada una década

Si bien la brusca devaluación impulsada por el Gobierno a fines de enero sorprendió a todos, tampoco fue un baldazo de agua fría, y es que en todos los ambientes se esperaba que -tarde o temprano- la economía dijese “basta”.

Esto es así porque, como apunta un artículo publicado en The Wall Street Journal, “La Argentina está destinada a caer en una crisis económica más o menos cada década, y no hay mucho que nadie pueda hacer para evitarlo”.

“Siempre hemos tenido inestabilidad”, dijo David Gambarín, un corredor inmobiliario de 90 años al periódico. “Así somos. Pero es un lindo país”.

Gambarín resume en dos frases la creencia popular que se instaló en el imaginario colectivo de los argentinos. Sin embargo, este efecto que es meramente una percepción subjetiva,  reside en el poder de la inabarcable psciología.

Martín Tetaz, autor del libro “Psychonomics; la economía está en tu mente”, explica que: “las personas que han vivido en el país hace más de 40 años han guardado en su memoria episódica, etapas hiperinflacionarias y de aumento del precio del dólar. En general tienen en esa memoria información que nos les contó nadie, que vivieron. Entonces, su percepción es que en la Argentina cuando sube el precio del dólar es porque se viene una tormenta grande. Por eso, el argentino que tiene esa información ni bien ve que sube un poco el dólar, se desespera y cree que se viene la hecatombe, sale corriendo a comprar dólares y termina provocando lo que se conoce como una “profecía autocumplida”.

Poco más de una década después de la crisis de 2001, la Argentina está al borde de otra turbulencia. El peso se derrumbó en enero y los economistas advierten sobre la posibilidad de una mezcla de inflación y recesión. Pero esto sucede en el país como por decantación, cada tanto.

En los años 60, el país sufrió un estancamiento económico, inflación y golpes militares. En 1975, 1981 y 1989, planes económicos fallidos provocaron el derrumbe de la moneda. La última crisis golpeó en 2001, cuando la Argentina incumplió alrededor de 100.000 millones de dólares en bonos soberanos. La cesación de pagos —la más grande hasta ese entonces— hundió a los bancos, la moneda y el gobierno.

Si bien los economistas califican a la Argentina como un “mercado emergente”, la causa de los problemas financieros seriales, que tienen desde siempre, reside en que los líderes del país han gastado de más en los años de vacas gordas y no han sabido ahorrar para los años de vacas flacas. Para prolongar los buenos tiempos, los gobiernos se endeudaron profundamente o simplemente imprimieron dinero. El resultado fueron brotes de inflación, crisis monetarias, colapsos bancarios y más.

Lo que agrava la situación, es que la gente no sabe qué hacer porque no lo entiende. En esta dirección, Tetaz explica que la memoria tiene muy poca capacidad para procesar la cantidad de información que deberíamos para entender cómo funciona una economía y eso se exacerba para entender una economía volátil, como la Argentina.

“Para entender lo que sucede tendrías que analizar una serie de variables que son ajenas a la mayoría de las personas. Otro problema que tenemos para comprender la economía argentina es que la mayor parte de las cosas que modifican nuestra economía pasan fuera de nosotros. Las medidas que toman el Gobierno por ejemplo, depende del precio de la soja que nosotros no tenemos nada que ver”, concluye.

Recuerde que para mantenerse actualizado sobre el mundo de las finanzas personales y la economía, puede suscribirse de forma gratuita a nuestro Newsletter semanal. Para ello, simplemente complete el formulario que encontrará al finalizar este artículo.

Comments 2

  1. marcos
  2. marcos

Deja tu respuesta