El Gobierno pidió a la Corte de EE.UU. que revierta fallos a favor de los buitres

¿El último manotazo de ahogado? Puede ser que así sea, por eso la Argentina está focalizada en dar pelea hasta el último momento. En esa dirección, presentó ayer ante la Corte Suprema de los Estados Unidos una petición para que el mismo tribunal revise los fallos de dos tribunales inferiores que le ordenaron al país pagar 1.330 millones de dólares en efectivo y de una sola vez a los holdouts que no aceptaron ingresar a los canjes de deuda de 2005 y 2010.

Advirtió a la Corte que esto acrecentaba el riesgo de un “nuevo default“y que por eso, debía intervenir en la disputa con los llamados “fondos buitre”.

Si bien no será fácil que el supremo tribunal estadounidense acepte tratar el caso argentino, ya que la institución se involucra en muy pocas oportunidades, tiene tiempo hasta septiembre para decidir si tratará o no el caso.

Una respuesta afirmativa le daría más tiempo a la Argentina para seguir pagándole a los acreedores que ingresaron al canje sin problemas, en tanto que un rechazo pondría al país al borde del default técnico.

Según publicó el diario La Nación, la advertencia, que cuestiona la potestad de la justicia para “interferir en las decisiones financieras soberanas” de los Estados, forma parte del esperado pedido de apelación del Gobierno ante el máximo tribunal de este país.

Según enfatiza la presentación, es necesario corregir “decisiones de los tribunales inferiores que amenazan en forma manifiesta el bienestar del país y de sus ciudadanos”. Sostiene que, de no revisarse los fallos de primera y segunda instancia que resultaron adversos, la Argentina se vería “virtualmente imposibilitada” de efectuar sus pagos, lo que abriría las puertas a un nuevo default.

“No podría pagar a los tenedores de deuda argentina” que aceptaron los canjes de 2005 y 2010 y que representan el 92% de los acreedores, enfatiza la presentación. Destaca que, entre ellos, hay numerosos ciudadanos norteamericanos.

Paralelamente, los bancos Goldman Sachs, HSBC, UBS y Deutsche se entrevistaron con el ministro de Economía, Axel Kicillof, para analizar alternativas que permitan saldar la deuda con los fondos que no entraron al canje.

El funcionario encargado de conseguir el financiamiento tiene sobre la mesa un total de cuatro propuestas de bancos internacionales para solucionar el tema holdouts. La elección del ministro tendrá en cuenta no sólo qué propuesta muestre un mejor nivel de éxito potencial con los acreedores, sino aquella que consiga fondos frescos para aliviar las arcas del Tesoro. Las necesidades de financiamiento vienen de la mano de encontrarle una solución al juicio con los holdouts.

El Gobierno movió una de sus últimas fichas ayer al presentar la apelación ante la Corte Suprema de EEUU. Habrá que esperar la respuesta de los fondos buitre en 30 días al escrito oficial.

Recuerde que para mantenerse actualizado con datos y noticias sobre el mundo de las finanzas personales y la economía, puede suscribirse de forma gratuita a nuestro Newsletter semanal. Para ello, simplemente complete el formulario que encontrará al finalizar este artículo.

Deja tu respuesta