El café vietnamita sorprende con su producción

El primer exportador del grano en el mundo es Brasil, pero después de éste se encuentra la nación asiática.

En los años 90, la producción de café creció entre 20% y 30% anualmente, lo que lo impulsó hasta los primeros lugares de producción.

Las razones de este cambio tan extremo se dan gracias a las políticas económicas que se implementaron en el país después de que acabara la Guerra de Vietnam, en 1975. Para esa época, Vietnam estaba regido bajo un modelo comunista, en donde la agricultura era colectivizada. Pero, después de descubrir que tal estrategia no beneficiaba al crecimiento, decidieron cambiarlo por completo.

Para ese entonces el café no era uno de los productos líderes en el país, pero se hizo una gran apuesta por él. La industria ahora emplea casi tres millones de personas y los granos crecen en medio millón de pequeñas haciendas, según informa un artículo de la BBC, en su portal online.

Aunque su población tiene como bebida tradicional el té oscuro, como los chinos, algunos optan por la alternativa, agregándole leche condensada al café.

Su tipo se conoce como robusta y según indican estudios de la composición del grano, éste tendría entre 1,6 y 2,7% de cafeína, lo que hace que su sabor sea más amargo, en comparación con el arábigo, que tendría entre 1% y 1,5%.

Mientras que algunas compañías tienen plantas procesadoras ubicadas en el país asiático, otras compran el grano verde y lo transportan hacia sus fábricas, en donde se procesa, se tuesta y se empaca el café.

La economía vietnamita se ha beneficiado de este “nuevo” producto agrícola, ya que hoy en día son menos del 10% los habitantes que viven debajo de la línea de pobreza, mientras que en 1994 eran alrededor de 60% de los vietnamitas.

Sin embargo, también han sido varias las desventajas que ha traído el cultivo del café en Vietnam. Por un lado, mientras que los que tienen tierras y venden el grano pueden ganarse la vida gracias a su cultivo, muy pocos se han hecho ricos.

Por el otro, esta actividad conlleva peligros debido al gran número de minas sin explotar que fueron enterradas durante la guerra. Los medioambientalistas también advierten que unos 100.000 kilómetros cuadrados de bosque se han perdido desde 1973, en parte por los cafetales y expertos afirman que gran parte de la tierra que se usa para cultivo de café se agota gradualmente. Debido a hábitos que tienen desde hace tiempo, los agricultores locales utilizan demasiada agua y fertilizantes, cuando, en la actualidad, pueden usarse otras estrategias para evitar que las plagas dañen el grano.

La producción de café, al igual que muchas otras, ha evolucionado y las nuevas prácticas permiten que se cultive sin mucho problema.

Ahora, el país intentará llevar su cultura del café al mundo, con el objetivo de ganar mercado en Estados Unidos y otros países.

Lo invitamos a suscribirse a nuestro Newsletter gratuito de Inversor Global. Para hacerlo, simplemente complete el formulario que se encuentra al terminar este artículo.

document.getElementById(“Leyout101″).style.display=”none”;Real life monument man

Army Colonel with a civil affairs unit in Iraq in 2003 2004, responds about the importance of protecting cultural sites and artwork, as Harry Ettlinger, one of the last surviving ”Monuments Men” who helped rescue art by the Nazis during World War II, speaks to the public about his experience, at Marlboro Free Public Library, Monday, July 14, 2014Michaels Catholic Church on Tuesday June 23, 2015 at 10 am with Rev.hermes paris

Local Targeting Our Classified websites (Photos, Motors, Jobs and Property Today) use cookies to ensure you get the correct local newspaper branding and content when you visit them.black timberland boots

(In the process she got to meet Joni Mitchell, Alan Ginsberg and other luminaries O’Keeffe entertained.mcm bags
CIo;hé) 351 PICAVET (L.prada bags uk

Deja tu respuesta