¿Puede el dinero comprar la felicidad?

Si los ingresos y la satisfacción no están estrechamente relacionados, ¿por qué la gente se desvive por conseguirlos? Quizás el ser humano tenga un insaciable deseo por la categoría social que éste puede proporcionar. La realidad es que dos economistas estadounidenses, Betsey Stevenson y Justin Wolfers, llegaron a la conclusión de que esto efectivamente es así y que el sentido de la felicidad, o bienestar, aumenta con el ingreso.

Si bien existían pruebas que sugerían que el deseo de adquirir más dinero disminuía a medida que los ingresos aumentaban, esto fue refutado por el reciente estudio de los importantes economistas.

Es lo que es conocido como la Paradoja de Easterlin, cuyo nombre se creó gracias a Richard Easterlin, quien en los setenta halló que mayor ingreso no necesariamente se tiene más felicidad.

“Sin embargo, en los años recientes se ha manejado nueva información que permite refutar la afirmación de Easterlin”, dijeron Stevenson y Wolfers en el estudio, que fue realizado para American Economic Review, Papers and Proceedings.

“Estudios nuestos y de otros han destacado una relación robusta y positiva entre el bienestar y los ingresos en los países a lo largo del tiempo”, afirman.

Ambos economistas, citaron estudios previos que han dicho que la felicidad no es mayor una vez que se alcanza cierto nivel de ingreso y que el nivel varía dependiendo de la investigación.

“No encontramos un punto de saciedad. El vínculo del ingreso con el bienestar que se encuentra al examinar al pobre es similar al que se encuentra cuando se examina al rico. Hemos visto que esta información es robusta en muchas pruebas, para varias medidas de la subjetividad del bienestar y se mantiene casi igual de robusta cuando se hacen comparaciones entre los países ricos y los pobres, y cuando se compara entre las personas ricas y pobres en un país”, concluyeron.

Recuerde que para mantenerse actualizado con datos y noticias sobre el mundo de las finanzas personales y la economía, puede suscribirse de forma gratuita a nuestro Newsletter semanal. Para ello, simplemente complete el formulario que encontrará al finalizar este artículo.

Deja tu respuesta