Moody’s prevé una devaluación del peso argentino del 50%

 

La violenta devaluación impulsada por el Gobierno la semana pasada, la mayor de los últimos doce años, no será la solución para el problema económico argentino. Por lo menos así piensa Moody’s, agencia de calificación de riesgo, afirmó que perjudicará especialmente a bancos, empresas aseguradoras y titulizaciones del país, además de que no será la “panacea” para sus problemas soberanos.

La agencia señaló que la medida cambiaria no está acompañada de ningún plan evidente para frenar el efecto inflacionario de la devaluación y que además no está claro cuáles son los planes del Gobierno para limitar la fuga de capitales, controlar la inflación y restaurar la confianza de los inversores.

Moody’s calcula que la moneda argentina se devaluará aún un 50 % este año y que la inflación superará el 30 %.

Ya que aunque la devaluación puede contener temporalmente la presión sobre las reservas de divisas, no está claro cuáles son los planes del Gobierno para limitar la fuga de capitales, controlar la inflación y restaurar la confianza de los inversores.

Por lo tanto, prosigue el informe, la calidad crediticia de Argentina seguirá siendo negativa a corto plazo.

En relación con el sector privado, las empresas que generan flujos de caja en Argentina y tienen deuda en dólares se verán muy afectadas por la subida de la inflación; en concreto, la devaluación repercutirá negativamente en la calidad de los activos de la bancos, al reducir el consumo privado e incrementar la morosidad.

Además, la subida de la inflación reducirá su rentabilidad al aumentar los gastos operativos.

Por lo que respecta a las aseguradoras, reducirán sus beneficios, dice Moody’s, y verán como se incrementan sus gastos, sobre todo en el ramo de vida.

Moody’s Corporation es la sociedad matriz de Moody’s Investors Service, una agencia de calificación de riesgo que realiza la investigación financiera internacional y el análisis de las entidades comerciales y gubernamentales. La empresa también califica la solvencia de los prestatarios mediante una escala de calificaciones estandarizadas. La compañía tiene una participación del 40% en el mercado mundial de calificación crediticia, así como su principal rival, Standard & Poor’s.

Recuerde que para mantenerse actualizado con datos y noticias sobre el mundo de las finanzas personales y la economía, puede suscribirse de forma gratuita a nuestro Newsletter semanal. Para ello, simplemente complete el formulario que encontrará al finalizar este artículo.

Deja tu respuesta