Para Bill Gates no habrá naciones pobres en 2035

Según la mirada del cofundador de Microsoft y filántropo Bill Gates, existen tres grandes mitos respecto al desarrollo en el mundo: que los países pobres están condenados a seguir siendo pobres, que la ayuda externa es un gran despilfarro de dinero y que salvar vidas contribuye a la sobrepoblación.

Por eso, en la carta anual que suele escribir para su fundación, se encargó de derribar estos mitos y afirmó que para el año 2035 “no quedará casi ningún país pobre en el mundo”.

El multimillonario estadounidense basa su premisa en todas las mejoras económicas que han implementado algunos países para salir de la pobreza y poco a poco lo fueron logrando. De hecho, desde 1990 el porcentaje de personas muy pobres se ha reducido en más de la mitad. En su opinión, las naciones todavía pobres no tienen que hacer algo sin precedentes, sino que pueden aprender de lo que ya hicieron los países en vía de desarrollo.

Gates también critica la noción de que la ayuda externa no funciona porque según algunos obstaculiza el desarrollo económico y mantiene a los países dependientes de la generosidad de otros.

A continuación, Inversor Global le resume algunas de las ideas explayadas en su carta:

-“El dinero que Estados Unidos gastó en los años sesenta para desarrollar cultivos más productivos hizo que los países de Asia y América Latina fueran menos dependientes de nosotros, no más. El dinero que gastamos hoy en día en una revolución verde para África está ayudando a esos países a sembrar más alimentos, haciéndolos también menos dependientes. La ayuda es una fuente crucial de financiamiento de esos ‘bienes públicos globales’ que son la clave para la salud y el crecimiento económico. Por eso nuestra fundación destina más de un tercio de nuestras subvenciones al desarrollo de nuevas herramientas”.

-“La tecnología ayudará cada vez más en la lucha contra la corrupción. Internet está haciendo que sea más fácil para los ciudadanos saber lo que sus gobiernos deben estar entregando —como la cantidad de dinero que sus establecimientos de salud deben recibir— para que puedan lograr que los funcionarios rindan cuentas. A medida que el conocimiento público aumente, la corrupción descenderá y llegará más dinero a donde se supone que debe llegar”.

-“Sobre todo, espero que podamos dejar de discutir si la ayuda funciona y dediquemos más tiempo a hablar de cómo podría trabajar mejor”, escribe. “Esto es especialmente importante para pasar de una investigación básica sobre los bienes públicos globales a esfuerzos sistemáticos de entrega de esas innovaciones”.

Recuerde que para mantenerse actualizado con datos y noticias sobre el mundo de las finanzas personales y la economía, puede suscribirse de forma gratuita a nuestro Newsletter semanal. Para ello, simplemente complete el formulario que encontrará al finalizar este artículo.

 

Deja tu respuesta