La devaluación es la mejor aliada de sus ahorros

Parecía una semana idéntica a las anteriores. Un calor sofocante, cortes de luz generalizados, descontento social y un gobierno que estaba, como de costumbre, en una sintonía distinta a la realidad.

Sin embargo, el miércoles por la tarde un hecho puntual sacudió la “modorra”. El dólar oficial sufrió la mayor suba de los últimos doce años al apreciarse una apreciación de 3,5% contra el golpeado peso argentino.

¿Acaso había sido un descuido del Banco Central de la República Argentina? ¿O se trataba efectivamente de un cambio de estrategia?

La respuesta llegó rápidamente el jueves, cuando el dólar oficial acentuó el alza con la anuencia del BCRA y llegó hasta los $ 8,50. Luego, la autoridad monetaria salió a morigerar la situación para que la divisa cierre en torno a los $ 8,00.

El viernes también traía una sorpresa. Por la mañana, como es de costumbre últimamente, el jefe de Gabinete y el ministro de Economía anunciaban el fin del cepo cambiario.

¿El fin del cepo cambiario? No se ilusione rápidamente…

Lo que se anunció es que a partir de ahora, el Gobierno permitirá a los individuos comprar dólares para atesorar o, en palabras simples, para ahorrar. Pero hay dos pequeños detalles a saber: el mercado no será de libre acceso, ya que la AFIP va a determinar, según la capacidad contributiva, cuántos dólares va a poder comprar; y por otro lado, el precio de compra del dólar, en caso de que sea autorizado, será el oficial más un 20% de recargo.

Estos últimos dos matices, considerando las experiencias pasadas, abren como mínimo un escenario de escepticismo de cara al futuro inmediato.

¿Cuál será el mecanismo que usará la AFIP para determinar la capacidad contributiva de cada persona? ¿Cuántos dólares podrá comprar para ahorro?

Todo muy confuso, poco claro, habrá que dejar correr unos días. Pero mirando el accionar pasado del ente recaudador en esta materia, nuevamente no habría mucho para ilusionarse.

De todas formas le aconsejo no perder el tiempo en pequeños detalles. La falta de acción es lo peor que le puede pasar a sus ahorros en pesos. De antemano sabemos que no podrá comprar todos los dólares que quiera para atesorar. En el mejor de los casos, será un puñado de verdes, pero no más que eso.

Mientras tanto, el dólar oficial subirá. El dólar blue es probable que descomprima la tensión, al menos en el corto plazo, pero su tendencia alcista de fondo da la impresión que no se detendrá. La inflación continuará por encima del 30%, con riesgo de acelerarse.

Estos tres factores golpean sus ahorros. Le hacen perder poder adquisitivo. Sus pesos valdrán cada vez menos.

No es el momento de quedarse de brazos cruzados. Es la mejor situación para tener la cabeza fría, pensar y ejecutar una estrategia de inversión. En estas circunstancias es donde surgen las oportunidades más atractivas, esas que pueden hacer la gran diferencia.

Cuando el pánico y el descontrol se hacen presentes, es el momento de actuar. Lo peor que le puede pasar es quedarse atrapado por la indefinición. Ser testigo de los acontecimientos, sin formar parte de los mismos, puede generarle un gran perjuicio para sus inversiones.

Recuerdo numerosos casos idénticos a lo largo de mi carrera como asesor en inversiones. La gran crisis de la Convertibilidad, la explosión de la burbuja inmobiliaria en Estados Unidos, el enfrentamiento Gobierno-Campo en Argentina y la crisis de Grecia que puso en jaque a la Unión Europea, entre otros.

En todas esas situaciones de stress financiero hubo un denominador común: el pánico fue una oportunidad y pocos hicieron grandes fortunas mientras muchos perdieron cuantiosas sumas de dinero.

Creo que la Argentina actual también está dando oportunidades.

La buena noticia es que usted no está solo en esta tormenta. Desde Inversor Global trabajamos permanentemente para acercarle las mejores oportunidades de inversión más allá del contexto vigente.

Y esta devaluación del peso argentino contra el dólar estadounidense abre dichas oportunidades. Fíjese un caso concreto…

El jueves, cuando se descontroló el dólar oficial y pegó el salto hasta $ 8,50, la bolsa argentina sufrió fuerte. Pero el impacto no fue similar para todos los activos. Es más, mientras la mayoría de las acciones se desplomaban un 10%, muy pocas subían con fuerza.

De las 14 empresas que conforma el índice Merval, 10 de ellas cerraron la jornada en rojo. Las cuatro restantes subieron. Lo gratificante es que dos de esas cuatro firmas forman parte de la cartera de inversiones Revancha Argentina, el servicio de recomendaciones que brindamos para el mercado local. Si quiere conocer más sobre el mismo haga clic aquí.

La moraleja de lo anterior es que las crisis traen oportunidades, pero las mismas no están en cualquier activo. Hay que ser selectivo, saber elegir entre todo el espectro de alternativas vigentes.

De eso nos encargamos nosotros. La otra parte le corresponde a usted.

Le deseo un gran fin de semana.

Un saludo.

Diego

Comment 1

  1. adela britos

Deja tu respuesta