Ford asume el riesgo y apuesta al aluminio

Luego de la crisis financiera y con la estabilización de los precios del petróleo, la industria automotriz estadounidense ha resurgido con un gran impulso.

Las exigencias y necesidades del mercado por la el diseño y la innovación llevaron a las autoridades de la compañía a tomar medidas al respecto. “Si he aprendido algo es que tienes que avanzar más rápido y hacer mayores apuestas cuando te está yendo bien”, declaró Bill Ford Jr, presidente del directorio.

Así, la apuesta de Ford no basta sólo con duplicar el rendimiento del combustible en los grandes mercados del mundo, sino que se basa en ser el primer vehículo de producción masiva que cuenta con una carrocería y cama hechas casi completamente de aluminio:  el nuevo modelo F-150.

En la actualidad pocos vehículos y muy costosos, como el Audi A8 o la línea Jaguar, son fabricados con carrocerías de aluminio. La apuesta de Ford es producir la misma cantidad de F-150 en un mes que todos los vehículos con chasis de aluminio que se venden en EE.UU en el período de un año.

El aluminio es un material que por kilo es mucho más caro que el acero, más difícil de acuñar y de soldar. Sin embargo, es más fuerte, lo que permite bajar el peso del vehículo y reducir el consumo de combustible. Ford contó que la nueva camioneta pesará 317 kilos menos que la versión anterior.

La inversión es grande y el riesgo también: si fracasa, podría causar grandes daños a la compañía. Según el grupo Goldman Sachs, las camionetas de la serie F representan un 12 por ciento de las ventas globales de la empresa y un 40 por ciento de las ganancias.

Además, la serie F ha sido el vehículo mejor vendido de los Estados Unidos, por 32 años consecutivos, con un ingreso de 22.000 millones de dólares en 2013

Los datos indican que la F-150 se comercializará un precio de 24.000 dólares, aunque algunas versiones podrían costar hasta más de 50.000 dólares.

Desde el 2009, Ford viene analizando cómo mejorar el rendimiento del combustible en sus vehículos. Los ingenieros de la compañía estudiaron miles de combinaciones de materiales, motores y transmisiones para desarrollar un modelo que ofreciera mayor potencia y remolque pero que al mismo tiempo aumentara la economía de combustible.

Luego de muchas pruebas e intentos y más allá de las críticas por el riesgo tomado, Ford logró desarrollar el modelo buscado y saldrá al mercado durante este año.

Lo invitamos a suscribirse a nuestro Newsletter gratuito de Inversor Global. Para hacerlo, simplemente complete el formulario que se encuentra al terminar este artículo.

Deja tu respuesta