Esperan un 2014 con menos ganadores

 El año comenzó complicado en materia económica para el Gobierno. No es para menos, el ritmo devaluatorio alcanzado en la última mitad de 2013, sumado a la escalada inflacionaria, plantean un escenario desfavorable para 2014, especialmente en materia de salarios reales. Esto tendría un impacto negativo en el resto de la economía, ya que se vería disminuida la capacidad de consumo de los argentinos, uno de los pilares de la década kirchnerista.

La consultora económica Analytica prevé que, como resultado de esto, algunos de los sectores que traccionaron bien en 2013, tengan un bajo crecimiento este año. Por ejemplo, el sector automotriz, que el año pasado alcanzó un crecimiento del 5%, especialmente en los primeros 6 meses de año, podría correr una suerte distinta en 2014.

¿Las causas? En 2013 el incremento de sus ganancias se vio favorecido por una mayor demanda desde Brasil y un crecimiento del patentamiento en el mercado interno.  “En una economía que creció 3,5%, la inflación fue una aliada de la producción automotriz: los sectores medios y altos buscan amortiguar la caída en el poder de compra de sus ahorros adquiriendo bienes durables. El cepo cambiario también fue funcional al sector; hasta diciembre, la posibilidad de importar autos al tipo de cambio oficial generó un boom en los segmentos de alta gama”, explican los economistas de Analytica. ” Para 2014, dada la menor demanda de Brasil, el crecimiento nulo del salario real y el encarecimiento de los autos por los nuevos impuestos, no esperamos un crecimiento superior al 3% en el sector”, sostienen.

La construcción también tuvo un buen 2013: al crecer 5%, logró recuperar el terreno perdido en 2012 como consecuencia del cepo cambiario. El impulso vino del lado de la obra pública, que en un contexto electoral subió casi 10%. Por su parte, la construcción de edificios nuevos creció 4%, principalmente por las obras de “pozo”, las cuales canalizan el ahorro de los sectores medio-altos y altos que buscan una manera de refugiarse de la inflación. Sin embargo, este repunte no alcanzó para frenar la caída de la actividad inmobiliaria; la venta de inmuebles usados cayó más del 40%. “En 2014, sin el impulso de la obra pública, la dinámica sectorial dependerá de las construcciones privadas, para lo cual será vital que el gobierno logre acercar la brecha entre el tipo de cambio oficial y el paralelo y que los precios comiencen a ajustar. El proceso será gradual, por lo que proyectamos que la construcción tenga un crecimiento como máximo similar al de 2013”, afirman.

Sin dudas, otro de los ganadores en 2013 fue el sector financiero. La buena noticia es que mantendrá este título a lo largo de 2014. “Si bien aumentó el costo de financiamiento, los bancos lograron trasladar el alza de las tasas pasivas a las tasas activas en un contexto en el que el crédito sigue creciendo por encima de la inflación. Durante el año pasado, el incentivo a extraer divisas y realizar compras con tarjetas de crédito contribuyó a que el sistema aumente la cantidad de clientes y el volumen de operaciones Así, los bancos encontraron en el cepo un nuevo aliado que ayudó a que su actividad sea la de mayor crecimiento, superior al 15″, explican y agregan: “Para este año, las perspectivas del sector son favorables dado que los niveles de bancarización siguen siendo muy bajos”.

¿Qué sector de la economía le parece más atractivo para invertir? Opine en InversorGlobal. Además, busque las novedades en materia financiera de la Argentina y el resto del mundo en nuestro Newsletter gratuito. Si aún no está suscripto, puede hacerlo con un click aquí.

 

Deja tu respuesta