En el mercado, pendientes del dólar y en el Central, de la tasa de interés

En el último tiempo, pareciera que la economía argentina se agota en dos temas: la cotización del dólar y la pérdida de reservas. No es para menos cuando se considera que las arcas del Banco Central de la República Argentina se han acomodado en los 30.000 millones de dólares y que la divisa paralela ha escalado hasta los 12 pesos. Por un lado, el tipo de cambio genera tensión y lleva a que gran parte de los inversores busquen algún tipo de cobertura. En el otro extremo, el oficial, el foco se ha puesto en  la tasa de interés. 

Según publicó El Cronista, el costo del dinero -en 20% anual- es hoy el tema caliente entre el Palacio de Hacienda y el Banco Central. Esto es así porque cada diciembre, el BCRA expande la base monetaria en un 12% y, en enero, retira una buena parte de esos pesos emitidos para financiar gasto público. Sin embargo, en 2013, si bien emitió 12% de la base (unos 40.000 millones), sólo retiró del mercado en lo que va de enero 2.000 millones de pesos.

Varios indicadores evidencian que esos pesos aún están entre las personas, por eso, el Banco Central llegó a la resolución de que es el momento de subir la tasa de interés por encima de la inflación, en otras palabras, que en términos reales se vuelva positiva. El objetivo es que si pagan una mejor tasa, la gente dejará de comprar dólares (o mercadería) y buscará el plazo, mientras que los bancos inyectarán más pesos en los bonos de la entidad.

Sin embargo, como la tenencia de pesos se ubica en máximos históricos, se ejerce presión sobre el dólar, lo que originó -entre otros factores- la reciente disparada de la divisa.

El viernes cerró un paralelo muy cercano a 12 pesos, y hoy la cotización se mantiene cercana a esa cifra. Por su parte, el dólar oficial, con mucha demanda y prácticamente nada de oferta, aceleró su ritmo de devaluación anual en las últimas ruedas hasta niveles cercanos al 37%. 

En este contexto, la acción del Gobierno cobra particular relevancia y la realidad es que desconcertó en algunas ruedas a los inversores. Además, en plena disparada, Jorge Capitanich,  jefe de Gabinete, salió a criticar que los medios publiquen la cotización del blue y afirmó que “no pueden hacerse eco de un mercado no transparente”; insistió con que se trata de “un dólar ilegal” y vinculó las operaciones al “lavado de dinero y el narcotráfico”.

Para seguir de cerca ésta y otras noticias de actualidad económica argentina, no deje de consultar nuestro Newsletter gratuito. Para hacerlo, simplemente complete el formulario que se encuentra al terminar este artículo.

Deja tu respuesta