¿El mercado se acerca a una nueva burbuja financiera? Tips para poder distinguirla

Para entender las burbujas financieras de hoy, hay que tener en cuenta las lecciones que nos dejaron las anteriores. Lo más importante en el mercado bursátil es saber cómo reaccionan los inversionistas a los temores sobre una burbuja.

Con los mercados en sus máximos durante el año pasado, ¿estaremos cerca de una nueva?

Según el libro “The Great Mirror of Folly: Finance, Culture, and the Crash of 1720”, publicado por la Universidad Yale, el mercado bursátil actual no se asemeja a los clásicos mercados sobre inflados e híper reactivos de 1999-2000, 1929 y 1720, a los que expertos suelen calificar como burbujas.

Entre  1719 y 1720, muchas de las principales acciones en Gran Bretaña Francia y Holanda subieron rápidamente hasta 10 veces su valor y luego colapsaron instantáneamente. De este modo, muchos inversionistas tuvieron que soportar pérdidas que superaron el 90 por ciento.

¿Por qué ocurren las burbujas financieras? Algunos economistas e historiadores afirman que estas se producen por la locura de la multitud: inversores que se vuelven irracionales en masa.

Para Goetzmann, uno de los autores del libro, no todos los inversores de 1720 eran completamente irracionales. En su opinión, casi todas las empresas en el auge buscaron capitalizar el comercio con Estados Unidos, y la mayoría estaban organizadas como corporaciones con valores que cotizaban en bolsa, una estructura que extendió el riesgo y brindó liquidez.

En ese entonces, los inversores reconocieron que estas podían ser innovaciones transformadoras. Y  así fue: el comercio transatlántico y la propiedad corporativa cambiaron el mundo durante los siglos siguientes.

Esto significa que la gente que compró acciones de esas empresas no se equivocó. Sólo que pagaron demasiado dinero de ante mano por tener razón, al igual que los inversionistas en empresas de Internet en 1999.

Una señal para estar atento a las burbujas financieras es que siempre habrá gente que intente romperla al declarar que los activos financieros están sobrevalorados. Según Goetzmann, al principio esos escépticos ganan atención respetuosa, pero luego los accionistas se vuelven contra ellos.

Un ejemplo de esto es Warren Buffett, quien en 1999 y comienzos de 2000 fue muy criticado por negarse a comprar acciones tecnológicas. Buffet sabía lo que sucedería, sólo que no sabía cuándo. Dos meses más tarde, la burbuja de Internet explotó.

El director de inversión de Research Affiliates, Jason Hsu, señala que  cuando todos comienzan a usar  la palabra ‘burbuja’ cuando los precios suben, esta probablemente  no sea una. Y dice: “El momento para preocuparse es cuando la gente usa toda clase de racionalizaciones sobre por qué no es una burbuja”.

Hoy en día podemos ver en casi todos los medios a alguien preocupado por una burbuja financiera. Pero el hecho de que los expertos del mercado pueden declarar que hay tal burbuja sin ser insultados, es una buena señal.

Lo invitamos a suscribirse a nuestro Newsletter gratuito de Inversor Global. Para hacerlo, simplemente complete el formulario que se encuentra al terminar este artículo.

Deja tu respuesta