El BCRA apuesta al capital extranjero para “salvar” la economía

Este año será uno de los complicados para el Banco Central de la República Argentina (BCRA). Las reservas del Tesoro Nacional no dejan de caer y pese a los intentos de su flamante presidente, Juan Carlos Fábrega, a la entidad le resulta muy díficil revertir el déficit en el mercado de divisas dado que la demanda sigue muy firme y los dólares de la cosecha de soja del año pasado aún no liquidados se hacen esperar. 

En su Programa Monetario 2014, la entidad financiera prevé un crecimiento de la economía local en torno al 6%, una merma en la inflación y un aumento de las reservas internacionales, fruto de una cosecha en nivel récord. ¿Una utopía? Si se tiene en cuenta el hecho de que las reservas fueron uno de los activos más castigados de 2013, parece que sí.

 “Para no repetir el resultado del año pasado y lograr revertir la tendencia, el BCRA debería adquirir en el mercado de cambios al menos 6.000 millones de dólares, de manera de compensar los vencimientos de deuda del sector público en moneda extranjera, aun contemplando la refinanciación del 30% de los vencimientos totales”, explican analistas de la consultora económica Analytica.

Mientras que Fabrega espera un salto de las exportaciones del 11%, que permitiría mantener el superavit comercial y la inversión extranjera, las expectativas de los especialistas no son tan positivas. “En las condiciones actuales no esperamos que las exportaciones muestren semejante despegue “, señalan. “Desde una perspectiva más amplia, en los últimos tres años las ventas externas se mantuvieron prácticamente sin cambios, en torno a los 83.000 millones de dólares, y en cantidades presentan una tendencia a la baja, al tiempo que varios sectores enfrentan serios problemas de competitividad. Si bien puede influir la liquidación de la soja de 2013, habrá que lidiar con precios internacionales más bajos, devaluación de las monedas de nuestros principales socios comerciales y caída de los envíos de combustibles”, explican.

En paralelo, el Gobierno deberá conseguir achicar el déficit en la cuenta de servicios y hacer frente a los pagos de deuda. Para poder sobrellevar esto, se espera que el país logre atraer inversión extranjera directa. “En los últimos tres años, los ingresos por inversión directa promediaron  3.000 millones de dólares impulsados por el sector minero. Para 2014 esperamos que se mantengan en esos niveles debido al mayor ingreso de divisas direccionado básicamente del sector petrolero que más que compensarán los menores ingresos del sector minero”, señala Analytica. 

Todo parecería indicar, que pese a los esfuerzos y los anuncios, el escenario programado por el Banco Central no coincidiría con la realidad. “Aún bajo el supuesto de que el BCRA equilibra el mercado de cambios, las reservas internacionales seguirán en baja debido a los pagos de deuda del sector público y finalizarían el año en torno de los USD 24.000 M. Un umbral, a todas luces, demasiado ajustado como para encarar el decisivo 2015”, afirma el estudio de la consultora.

Deja tu respuesta