¿Efecto tango? Socios de la Argentina temen por la devaluación del peso

El viernes pasado, las Bolsas de todo el mundo sintieron el impacto de la devaluación argentina. No sólo los mercados de España, Chile y Estados Unidos registraron caídas en sus acciones, sino que también las monedas de India, Turquía y Rusia también fueron golpeadas por la depreciación del peso argentino.

Esta mañana, las Bolsas asiáticas abrieron con caídas de un 2%.  El más afectado fue el selectivo Nikkei, el principal indicador bursátil asiático. Esta jornada registró un descenso de 385 puntos (un 2,51%) y alcanzó los 15.005,73,el nivel más bajo desde el pasado 14 de noviembre. En un punto de la mañana llegó a los 14.933,55 puntos.

 Los inversores se alejaron de los valores de mayor riesgo en los últimos días, al evidenciarse una fuerte devaluación en las monedas de mercados como Turquía, México, Brasil y en especial, la Argentina. A esta situación de desánimo se le suma la reunión de la Fed que tendrá lugar esta semana. Se espera que el banco emisor vuelva a disminuir, nuevamente, sus estímulos monetarios en u$s10.000 millones mensuales.

Muchos analistas recordaron el “efecto tequila”, nombre que recibió la crisis económica de México en 1994, en la que la devaluación de la moneda de ese país tuvo consecuencias negativas en las de todos sus socios comerciales. Veinte años más tarde, los ojos de los mercados están puestos en lo que pase en la Argentina, temerosos de un nuevo “efecto tango”.

Aunque muchos reconocen que la “crisis del peso” no tendría las mismas consecuencias inmediatas sobre las economías mundiales como la mexicana, lo cierto es que la caída del 17% en el valor del peso de la semana pasada causó pánico en los sistemas financieros de los países en desarrollo e impulsó las devaluaciones de la lira turca, la rupia inda, el rand sudafricano y el rublo ruso.

El efecto en los mercados centrales fue inmediato: Las acciones de las compañías con grandes inversiones en los países emergentes vieron sus precios caer a medida que inversores huían hacia activos menos riesgosos. En España, por ejemplo, los títulos de BBVA y Telefónica, con fuerte presencia en Argentina, cayeron cerca de un 5% en un día.

Tanto es así, que los inversores que tienen posiciones en los mercados emergentes estarían comenzando a rediseñar sus portafolios. Según publicó esta mañana Wall Street Journal: “el problema es que un gran número de mercados emergentes está teniendo dificultades para adaptarse a un crecimiento mundial más débil. Hasta que realicen algunos ajustes económicos profundos, sus mercados podrían seguir sufriendo ventas generalizadas”.

La devaluación del peso argentino sería entonces una ficha más de un rompecabezas en el que las inversiones comenzarían a salir de los mercados emergentes para posicionarse otra vez en un cada vez más fuerte mercado norteamericano. 

Deja tu respuesta