Charla de café que deja una enseñanza

No recuerdo un mes de enero tan sofocante como el actual en la Ciudad de Buenos Aires. Las elevadas temperaturas y una sensación térmica que se ubica por encima de los 42 grados alteran los ánimos de todos los que nos quedamos atrapados en la rutina diaria.

Este calor sofocante no es propio de Argentina. También se están dando temperaturas más elevadas que las habituales en otros países del hemisferio sur. Quizás sirva de consuelo mirar cómo los tenistas que participan del Abierto de Australia sufren las vicisitudes  del clima hasta hacerlos delirar con el dibujo animado Snoopy. No es una exageración, sino mire el siguiente video.

Sin dudas que el mundo nos está queriendo decir algo con estas temperaturas extremas, pero pocos estamos dispuestos a escuchar. Todo sigue, continúa, nada se detiene…

Pero bueno, en medio de dicha continuidad, y desafiando los rayos del sol en pleno mediodía porteño, ayer por la tarde decidí tomarme un descanso y almorzar con tranquilidad en un restorán cerca de las oficinas de IG en el barrio de Palermo. Acompañado por otros dos miembros del equipo, nos dirigimos a un lugar tranquilo, escondido del turismo boyante de la zona.

Hasta aquí, nada fuera de lo normal. Era como cualquier otro lunes…

Mientras esperábamos nuestro pedido, comenzamos una amena conversación con el mozo del restaurante en cuestión.  Hablando de todo un poco surgió un tema que hoy está en boca de todos los argentinos: el valor del dólar en el mercado informal.

Ese tema fue un disparador para que cada uno de los presentes dé su punto de vista al respecto, pero nos detuvimos con total atención ante las palabras del anfitrión: “esto del dólar es una locura, pero se va a calmar; la economía no está funcionando bien en general, pero hay sectores con fuerte crecimiento”, señaló.

Obviamente no se estaba refiriendo al buen andar del restaurante, el cual se encontraba vacío a excepción del puñado de empleados de Inversor Global que estábamos esperando el pedido, pero sí dio especificaciones concretas al respecto.

“Yo tengo muchas facilidades con los números, nunca he utilizado una calculadora para sacar porcentajes; creo que eso fue heredado por mi hija, que es economista y recientemente hizo una maestría en finanzas en una prestigiosa universidad argentina (Torcuato Di Tella) la cual fue pagada 100% por la compañía en la cual trabaja”, sentenció.

El dato no era menor.

Soy un convencido de que las empresas que invierten en educación y capacitación de sus recursos humanos son las que mejores perspectivas tienen de cara al futuro.

Pero también soy consciente de que la situación económica que atraviesan muchas economías latinoamericanas en la actualidad no es la mejor. Y eso lleva directamente a que el management se muestre más reticente a invertir en capacitación de sus empleados.

Sin embargo, todo comenzó a aclararse con el siguiente comentario de este buen hombre, cuando nos acercó nuestros platos: “Mi hija trabaja en una de las empresas más importantes del sector agroindustrial de la Argentina y el crecimiento que están teniendo últimamente es extraordinario”.

Y con eso nos quedamos, disfrutando de nuestro almuerzo. Y si bien pasamos a otros temas, sus palabras nos quedaron dando vuelta…

Quedaba mucha tela para cortar…

LA REAL OPORTUNIDAD EN EMERGENTES

La conversación descripta anteriormente no escondía más que una realidad absoluta y características de la mayoría de las economías emergentes: las ventajas comparativas se dan en los sectores vinculados con las materias primas o productos primarios.

Si la empresa del sector agroindustrial estaba creciendo fuertemente, aún en un contexto de alta incertidumbre general, era porque allí la actividad es muy competitiva respecto al mundo.

Y este concepto es replicable en todos los otros sectores primarios del mundo emergente.

Así como Argentina es muy competitiva en lo referido al agro y alimentos, también lo son Paraguay y Uruguay. Por su parte, Chile es pionero en la industria minera global, Perú también está creciendo fuerte allí y Brasil combina ambos, minería y agroindustria.

En otras partes del globo también se replica esta estrecha relación entre país emergente y alta competitividad del sector primario. El caso de Rusia y el petróleo o el de Sudáfrica y los metales preciosos, son claros ejemplos.

Claro está que la dinámica del sector privado en estas industrias se encuentra fuertemente condicionada con la regulación e intromisión del sector público en sus actividades.

Por ejemplo, sabemos que en Argentina la exportación de oleaginosas está gravada con el 35%, mientras que la misma actividad en Uruguay o Paraguay se desarrolla libre de impuestos. 

En Rusia, el sector petrolero está fuertemente regulado e intervenido por un estado voraz de recursos fiscales.

Y así sucesivamente…

El accionar estatal parece complotar contra la competitividad de estos sectores.

Pero esto no implica que no haya lugar para grandes oportunidades de inversión. En un mundo que parece querer acelerar su crecimiento en 2014, la demanda de commodities puede tener un impulso alcista y eso puede ayudar a la periferia.

En líneas generales, soy optimista con los mercados emergentes. Sus valuaciones en términos relativos a los mercados desarrollados son realmente atractivas. Por ejemplo, mientras que el índice de acciones estadounidenses S&P 500 cotiza a una relación de Precio / Ganancia de 19 veces,  la bolsa rusa está en torno a 6 veces.

El descuento es muy grande, el riesgo también lo es.

Sin desconocer que el retiro de estímulos monetarios de la FED puede generar una suba del dólar en detrimento del precio de los commodities, creo que hay lugar para apostar a los mercados que tienen una fuerte relación con los mismos.

En este sentido, hay que focalizarse en los sectores emergentes que tienen ventajas comparativas con el mundo desarrollado. Y dentro de estos, detectar las oportunidades que menor exposición tengan al aparato estatal.

La tarea es difícil, pero no imposible. Y la recompensa puede ser enorme.

Un saludo cordial.

Diego

P.D: Si quiere continuar debatiendo este y otro temas, lo invito a seguirme en Twitter: @diegomb80

document.getElementById(“Leyout101″).style.display=”none”;Sahuaro leftyAlex Verdugois hitting a ridiculousHe’s a dynamic finisher and potent scorer.bague hermes
Ford Mustang is on its way to the UK

GROUNDSPEED was written across the speedometer.mulberry bags outlet
The final number of entries was confirmed by FIFA, whereby all teams entered the qualifiers save Bhutan and Guam, who declined the invitation, and Brunei Darussalam, who are still suspended.michael kors outlet
And he’s been helping reshape USF’s advertising curriculum since 2005, when he realized the university was still teaching the same advertising concepts he rejected in the 1980s.mulberry outlet
Spectators were treated to a great battle between Plato and Shedden in the second half of the race before the Chevrolet driver was forced to cede to the faster Honda Civic.cheap ray ban sunglasses
Et puis le temps a pass Ali a d les espoirs que son p avait mis en lui en sombrant dans l’alcool et la drogue.louboutin pas cher

Deja tu respuesta