Razones por las que no debe casarse si tiene deudas

razones-por-las-que-no-debe-casarse-si-tiene-deudasEl amor y el dinero no van por el mismo camino, dicen algunos. Sin embargo, esta regla no aplicaría para el momento de unir lazos con otra persona.

Así como es importante ahorrar para tener un capital para el momento de la jubilación, y así como es importante terminar de pagar la Universidad o Facultad donde estudió, casarse y estar libre de deudas es vital. Además de que una pareja tenga estabilidad emocional, también deben pensar (y en ciertos casos planear) la estabilidad financiera.

A continuación le presentamos algunas razones que debe tener en cuenta para no tener deudas al momento de casarse, recopiladas por el portal

1. La deuda es estresante

Es cierto que el dinero no es tan romántico como el amor, pero si no se tienen las cuentas claras, puede convertirse en un tema muy frágil de lidiar con su pareja. La logística de convivir con otra persona es algo que se debe preparar, para que las realidades monetarias de su vida junto con otra persona no sean un balde de agua fría.

De acuerdo con los resultados de una encuesta realizada por el Instituto Americano de Contadores Públicos, el dinero es el tema número uno por el que las parejas se pelean, teniendo en promedio tres discusiones al mes por problemas financieros, mientras que 3 de cada 10 adultos en Estados Unidos que están casados ​​o viven en pareja admitieron tener comportamientos engañosos con el dinero. Ahora que tiene estos datos a la mano, piense dos veces en las dificultades que esto le podría traer.

2. Las bodas son caras

Así la ceremonia que quiera realizar la pareja sea simple y con pocas personas, las bodas representan un gran gasto. Imagínese la carga que tendría que llevar si además de pagar esto usted tuviera una deuda que pagar mensualmente. Por eso, para evitar cualquier mal episodio, es mejor estar libre de deuda.

3. El matrimonio requiere de dinero

No piense que porque comienza a vivir con una persona se podrán combinar los ingresos y todo estará solucionado. Así como se combinan los ingresos, de la misma forma se juntan los gastos. Van a necesitar un departamento más grande o quizás quieran comprar una casa y cambiar los muebles. Además, las actividades sociales pueden incrementarse y hasta podrían considerar comprar un auto para cada uno. Si las dos personas, al momento del casamiento, están estables económicamente, será mucho más sencillo lidiar con los pasivos.

4. Llegan los bebés

En cualquier momento puede llegar un bebé y si no está preparado para lo que implica, en términos de dinero, este nuevo miembro de la familia puede representar un compromiso financiero al que no está preparado. En muchos casos, las parejas logran hacer un “fondo para el bebé”, al cual destinan dinero que será utilizado exclusivamente para sus cuidados. Y ese fondo será mucho mayor si no tiene otros grandes gastos que cubrir.

Lo  invitamos a suscribirse a nuestro Newsletter gratuito de Inversor Global. Para hacerlo,  simplemente complete el formulario que se encuentra al terminar este artículo.

 

Deja tu respuesta