Nueva estrategia para calmar la sangría de dólares: letras del BCRA

El desequilibrio comercial en Argentina continúa y va en aumento:  las importaciones se han encarecido, mientras que las exportaciones decrecen. Como las cerealeras son las principales generadoras de divisas del país, es ahí a donde primero apunta el Gobierno para ajustar el desbalance.

El sector de oleaginosas y cereales es responsable del 38% de las divisas que ingresan por exportaciones, de acuerdo con el Balance Cambiario del BCRA. Es por eso que el nuevo equipo económico volvió a convocar esta semana al sector y les pidió que consiguieran del exterior 2.000 millones de dólares. A cambio, les ofreció, ya no el BAADE (Bono Argentino de Ahorro para el Desarrollo Económico), sino una nueva letra de hasta seis meses de plazo que emitiría el BCRA.

Para que las divisas colaboren a engrosar las carentes reservas del Banco Central, las cerealeras deberían recurrir a entidades financieras en el extranjero que puedan financiarlas con fondos frescos, en concepto de adelanto de la próxima cosecha.

A cambio, el Gobierno otorgaría una letra emitida por el BCRA, de la que todavía no se establecieron las condiciones, pero que podría ser a un plazo de entre cuatro y seis meses (hasta la cosecha). Además, se les garantizó el mercado secundario, según consignó La Nación.

El BCRA dio a conocer el viernes el balance cambiario correspondiente al tercer trimestre del año. Entre los datos que resalta el informe, sobresale la caída del 10% interanual en el ingreso de divisas producto de las liquidaciones de exportaciones de cereales y oleaginosas. También los 2.000 millones de dólares que se fueron del país por gastos de turistas en el exterior. De esta manera, el Gobierno busca que el campo financie el rojo del turismo hasta tanto se tomen medidas concretas con esta variable.

Las políticas del nuevo gabinete marcan no sólo una actitud de negociación distinta a la del ex Secertario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, sino que además pone fin a un instrumento propuesto por él mismo: el BAADE. El instrumento impulsado actualmente, no sólo es mucho más ambicioso -el entonces secretario de Comercio les había pedido a las cerealeras 500 millones de dólares-, sino que al ser de corto plazo, suena más realizable. Pero, aclaran en el sector, siempre y cuando sea voluntario.

Luego de la reunión entre las partes, la predisposición de los empresarios confirma, que muchas veces la clave está en el cómo y no en el qué: varias fuentes presentes en la reunión destacaron que el tono de la reunión fue muy distinto al que solía emplear Moreno.

El jueves último fueron convocados a una reunión en el Ministerio de Economía los representantes de la Cámara de la Industria Aceitera de la República Argentina (Ciara) y del Centro de Exportadores de Cereales (CEC).

De la misma participó el nuevo equipo económico completo: el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich; el ministro, Axel Kicillof; su viceministro, Emmanuel Álvarez Agis, y el presidente del BCRA, Juan Carlos Fábrega. Todos ellos tienen en claro que las cerealeras son las principales generadoras de divisas del país. Sólo por la cosecha de soja, en el sector estiman que el año próximo ingresarán unos 23.000 millones de dólares.

Recuerde que para mantenerse actualizado con datos y noticias sobre el mundo de las finanzas personales y la economía, puede suscribirse de forma gratuita a nuestro Newsletter semanal. Para ello, simplemente complete el formulario que encontrará al finalizar este artículo.

Deja tu respuesta