Mi pronóstico para 2014

Mi pronóstico para 2014Reportando desde San Pablo, Brasil

En primer lugar, ¿qué estamos haciendo en Brasil? Dos cosas. Estamos visitando a unos colegas que se dedican a investigar sobre la marcha de la economía brasileña y su mercado de valores; y estamos visitando a una candidata a Miss Brasil que resulta ser la prima de un amigo.

Les iremos informando sobre cómo van las cosas…

Mientras tanto, la Bolsa parece retroceder pero no demasiado. Nada relevante pasa últimamente.

En nuestra opinión, pensamos que algo grande está a punto de ocurrir en la Bolsa. Podría dispararse al alza si los sueños de algunos inversores de una expansión monetaria eterna se hacen realidad. O podría hundirse como una piedra en el mar cuando los inversores se den cuenta de que la expansión monetaria no ayuda a la economía de la que las acciones dependen.

Para arriba o para abajo. ¿Es esto un pronóstico? Sabíamos que lo verían así.

Lo que no esperamos -en cualquier caso- es que la Bolsa se atasque en los niveles actuales. Hay demasiada tensión en el arco. O la flecha sale disparada como un cohete o el arco se rompe.

Como la SEC diría, nada de esto, sin embargo, debe ser interpretado como una recomendación para comprar o vender acciones. Si posee acciones estadounidenses, tiene mucha más confianza en la habilidad del Gobierno de controlar la situación que la que nosotros tenemos. Si no tiene acciones, le recomendamos que se mantenga alejado.

Esto no lo decimos porque sepamos algo sobre el futuro, pero sabemos algo sobre el pasado. Si nos fijamos en la historia, las acciones al precio actual no suelen otorgar una rentabilidad decente.

La editora de Moneyweek, Merryn Somerset Webb, pregunta:

    “¿Cómo denominarías a este mercado?: a) una burbuja, b) muy caro, pero aún no es una burbuja, c) diferente a cualquier otro mercado que hayamos visto anteriormente o d) un mercado para encontrar acciones infravaloradas.”

    “Si eres una persona normal, elegirías a o b. Si eres un gestor de fondos, un analista de banca de inversión o alguien que espera serlo en el futuro, elegirías c o d”.

¿Cómo se justifica un mercado claramente sobrevalorado, de acuerdo a cualquier medida convencional o histórica? Uno lo hace gracias a algún cambio -demográfico, contable, tecnológico, energético- que justifique una nueva forma de valorar las cosas.

Así que ahí lo tiene, la Bolsa va a subir o va a bajar. Probablemente mucho, sea en la dirección que sea. Podría ir mucho más arriba si la Fed sigue comprando e inflando el mercado con un billón de dólares cada año. Eso es algo que excita mucho a los inversores.

Por otro lado, los inversores podrían darse cuenta de que hay algo peligroso en el hecho de que la Bolsa se esté apoyando en el Gobierno para seguir subiendo. Los inversores más inteligentes saldrán sigilosamente del teatro y luego llamarán a los bomberos.

En cualquier caso, lo que ocurra va a ser emocionante. Y sí, querido lector, sabemos que no es muy divertido sentarse, esperando a ver como el espectáculo comienza. Y será menos divertido aún si el mercado se dispara al alza como algunos analistas pronostican.

Pero, a menos que sea un especulador, es mejor sufrir el aburrimiento y la envidia que sufrir las pérdidas de un mercado profundamente bajista.

Saludos,

Bill Bonner.

Bill Bonner es fundador y presidente de Agora Inc., con sede en Baltimore, Estados Unidos. Es el autor de los libros “Financial Reckoning Day” y “Empire of Debt” que estuvieron en la lista del New York Times de libros más vendidos. Sus columnas hacen parte de la Revista InversorGlobal. Puede suscribirse haciendo click aquí.

Deja tu respuesta