Fin de fiesta: los bancos recortan el financiamiento en cuotas

El financiamiento en cuotas podría correr peligro de extinción y lo que sucede es que este recurso -altamente utilizado por los argentinos- genera hoy en día un dolor de cabeza a los bancos. Alarmados por el crecimiento de la mora de sus clientes, algunas entidades del sistema resolvieron aplicar, sin previo aviso, una lista de acciones preventivas sobre el financiamiento que otorgan a través de sus tarjetas de crédito: recortar límites de compra y financiación que establecían para los usuarios de ingresos más bajos.

En circunstancias normales, un banco tiene la capacidad de prestar dinero a los clientes que lo precisen, mientras que otros tantos depositen lo suyo. Debido a la alta inflación que existe en el país, y sumado a que los sueldos no se ajustan a ella, los argentinos tienden a utilizar cada vez más frecuentemente esta herramienta. Hasta ahí, ningún problema.

Las complicaciones aparecen cuando varias personas dejan de pagar el total de sus cuotas bancarias y empiezan a pagar el mínimo. En determinado momento, la cantidad de moralidad de los clientes aumenta tanto que los bancos necesitan tomar este tipo de determinación como medida cautelar.

Si bien no hubo ninguna notificación formal del hecho, fuentes del Banco Galicia afirmaron que esto era correcto y que varios de sus clientes se desayunaron la noticia.

“Aunque aún es incipiente, ya se observa un empeoramiento de la mora. Todos estos factores, nos obligan a limitar el financiamiento al consumo. Obviamente los clientes que primero lo van a notar, serán aquellos cuyos ingresos sean más bajos.; por el contrario, aquellos con cuentas premium todavía no están afectados”, afirmó un directivo de la entidad; y sentenció: “de un crédito, ni hablar”.

Además de perjudicar o entorpecer los planes de sus usuarios, ya que al no pagar terminan percibiendo consecuencias peores, las entidades bancarias no disfrutan al tomar estas decisiones, ya que podrían llegar a opacar el gran año de los bancos en la Bolsa porteña.

Las fuertes subidas que experimentaron éstas entidades desde comienzos de la temporada mantenían todavía potencial para el año que viene. Sin embargo, si los inversores comienzan a percibir la falta de solvencia de las entidades crediticias, dejarán de mirarlas con tanto cariño.

Para seguir de cerca ésta y otras noticias de economía argentina, no deje de consultar nuestro Newsletter gratuito. Si no lo recibe, puede hacerlo con un click aquí.

Deja tu respuesta