La tasa interbancaria marcó un nuevo récord: se disparó al 30%

Diciembre se caracteriza por ser un mes en el que los bancos necesitan más pesos que lo usual para cubrir sus compromisos, principalmente la mayor demanda de las empresas para pagar sueldos y aguinaldos. Y este año no es la excepción.

Sin embargo, el curso natural de la economía parece haberse topado con un inconveniente: el Banco Nación, la entidad encargada de dotar de liquidez a las demás, no dio abasto en la jornada de ayer y eso se sintió en el costo del dinero.

En un contexto donde eran más los “tomadores” que los “colocadores”, las tasas de interés pegaron un salto que llegó a duplicar su valores normales promedio de este año, y obligaron a un grupo de grandes bancos a cortar repentinamente la colocación de créditos que hacían a las compañías.

En línea con lo que anticipaba el mercado, el call money -la tasa interbancaria- volvió a dispararse: marcó un nuevo récord en el año al alcanzar un 34%, para cerrar luego al 30%.

Los operadores ya habían anticipado que la tendencia alcista del call se mantendría. De hecho, calcularon que al menos hasta el 5 de enero la tasa seguirá en un nivel muy alto.

“Cuando llega a este nivel de tasa se decide cortar porque no hay pesos y porque hay temor a la iliquidez. Se corta lo que se puede, directamente, porque es preferible no prestar. Hay que recordar que los bancos quiebran por iliquidez y no por insolvencia”, comentó a El Cronista un gerente financiero de un banco privado

En esta dirección, Diego Martínez Burzaco, economista jefe de InversorGlobal, explicó que: “hay un factor estacional en diciembre. Las empresas demandan más efectivo para pagar aguinaldos y eso suele presionar sobre la liquidez de los bancos”.

A diferencia de otros años, las posiciones de liquidez de los bancos no son tan fuertes y eso termina repercutiendo en la suba de tasas de interés. Y agrega: “hay que ver si el salto en las tasas vino para quedarse considerando una devaluación por encima del 50% anual y una inflación que está en 30%”.

Al vivirse esta situación, la decisión que tomaron cuatro entidades con fuerte inserción en el segmento corporativo fue iniciar el proceso de “clean up”, mediante el cual los ejecutivos deben evitar renovar las líneas de cortísimo plazo y pedir la cancelación completa de aquellas que vencen en el día, según publicó El Cronista.

Esto, hace referencia a “tratar de limpiar los balances cuando llega el año y comenzar el 2014 con los menores problemas posibles”, en palabras de Martínez Burzaco.

Si la suba de tasas continúa, deteriorará el negocio de intermediación de los bancos, porque el costo de fondeo es más elevado y la capacidad de traspasarlo a los préstamos privados es más acotada.

Por eso, el economista recomienda que los ahorristas estén atentos si tienen inversiones en acciones de bancos, “hay que seguir este fenómeno de cerca”, concluye. Las principales acciones del sector que cotizan en la plaza local son Grupo Financiero Galicia, Banco Macro y Banco Francés.

Las fuertes subas que experimentaron estas entidades desde comienzos de la temporada mantenían todavía potencial para el año que viene. Sin embargo, si los inversores comienzan a percibir la falta de liquidez de las entidades crediticias, dejarán de mirarlas con tanto cariño.

Para seguir de cerca ésta y otras noticias de economía argentina, no deje de consultar nuestro Newsletter gratuito. Si no lo recibe, puede hacerlo con un click aquí.

Deja tu respuesta