La herramienta secreta: La Productividad

Estamos ante una de las variables económicas más importantes que pueden existir. A pesar de ello, se trata de una de las variables más desconocidas y menos comprendidas por los políticos y el mundo en general. Hablamos de una herramienta que tiene el poder de generar crecimiento ilimitado. No solo a los países, sino también a las empresas o a las personas.

Vamos a la definición de la palabra productividad. La productividad es una unidad de medida que relaciona el producto obtenido con la cantidad de recursos que destinamos para lograr esa producción. Dicho de otra forma, dividimos el producto obtenido por la cantidad de recursos que utilizamos para producir el bien y obtenemos una medida de la productividad de esa tarea.

Ahora vamos a un ejemplo. Supongamos que usted es un abogado que se dedica a hacer contratos. Y supongamos que para hacer un contrato determinado, usted necesita 5 horas de su tiempo. Pero para hacer el mismo contrato un colega suyo solo necesita la mitad del tiempo, 2.5 horas de trabajo. En este caso decimos que la productividad de su colega es el doble de la suya.

Si usted quiere progresar y ganar más dinero, tendrá que dedicarle tiempo y esfuerzo a entender cómo hace su colega para superarlo tan ampliamente. Tal vez él use una computadora y usted una máquina de escribir. Tal vez él guarde en un archivo personal modelos de todo tipo de contratos que luego le faciliten la tarea. O tal vez simplemente sea más inteligente y rápido que usted. Pero si usted quiere ganar más dinero siendo abogado, no le queda otra que romperse la cabeza para intentar ser más productivo y hacer contratos en forma tan veloz como su colega. Usted debe aumentar su productividad.

Lo mismo pasa con los países. La productividad es lo que sostiene a la economía capitalista: producir más con menos recursos. Paul Krugman, el prestigioso y mediático economista estadounidense tiene una frase muy ilustrativa acerca de la importancia de la productividad en esta era capitalista: “La productividad no es todo, pero es casi todo”.

Aquellas naciones que quieran generar mayores ingresos, tendrán que buscar la forma de ser cada vez más productivos, es decir, tendrán que encontrar la forma de producir cada vez más con menos recursos. Porque el camino de producir más con cada vez más recursos tiene un límite. Como adelantó Thomas Malthus, no es sostenible un proceso de crecimiento apoyado en agregar cada vez más recursos a la economía. En esto, Malthus tenían razón. Lo que no pudo anticipar fue el surgimiento de la tecnología y de la innovación. Una nueva máquina aparece o una nueva técnica se crea y lo que en el pasado tomaba mucho trabajo, mágicamente se convierte en una actividad muy simple. Piense en la intensa jornada laboral de baja productividad de un trabajador sin computadora en una oficina versus la jornada breve, pero mucho más productiva del mismo trabajador pero con una computadora en su oficina conectada a Internet.

Una innovación, en este caso la computadora, provocó que los trabajadores en cualquier parte del mundo fueran mucho más productivos de lo que eran antes. De esta forma, pudieron comenzar a producir mucho más con mucho menos horas insumidas en el proceso.

La innovación: la clave del crecimiento

Para terminar de entender la importancia de la productividad y la innovación en el proceso de crecimiento de una economía o una empresa, el análisis realizado por el premio Nobel en Economía, Robert Solow, del Massachusetts Institute of Technology (MIT) es muy útil. El economista desarrolló un marco de referencia contable para medir los principales factores que explican el crecimiento económico.

Su punto de partida es la función de producción que se usa a la hora de estudiar la economía. Esta ecuación está compuesta por tres variables: capital, trabajo y tecnología. La misma dice que el producto (Q), es función del capital (K), del insumo laboral (L) y del estado de la tecnología (T). Es decir, de la combinación de esas tres variables surge el producto total de un país. La ecuación es la siguiente:

Q = K, L, T

Solow fue el primero en utilizar este marco de referencia de la función de producción para medir las fuentes de crecimiento en Estados Unidos en el período de 40 años que va desde 1909 a 1949. El economista tenía acceso a datos sobre el trabajo y el capital, pero no a datos sobre el impacto de la innovación en la producción final. Por lo tanto, calculó el progreso tecnológico como residuo.

Los resultados del experimento de Solow fueron de profundo interés. Entre 1909 y 1949, el producto por hora hombre se había duplicado en Estados Unidos. Lo más sorprendente eran las fuentes de este crecimiento. Solo el 12% podía explicarse por la expansión del  capital por trabajador, en tanto que el 88% restante debía atribuirse al residuo, en este caso, el progreso tecnológico.

Otros estudios también sustentaron este descubrimiento. El economista estadounidense Edward Fulton Denison analizó el crecimiento de Estados Unidos, pero durante el período 1929-1982, y llegó a la misma conclusión. Pero en su estudio el progreso tecnológico explicaba el 75% del crecimiento.

Ambos estudios ratifican que la innovación, entendida como un progreso tecnológico, es la principal causa del crecimiento económico sostenible del mundo desarrollado. Por lo tanto, podemos llegar a la conclusión de que la innovación es la clave de la economía capitalista. El trabajo y el capital, si bien son necesarios para que se pueda dar el crecimiento económico, no son tan relevantes como el proceso de innovación, que mediante un progreso tecnológico logra aumentar la productividad. Por ello, los países desarrollados invierten tanto dinero en investigación tecnológica, en ciencias, en nuevos descubrimientos. Allí está la clave del crecimiento.

Esto no solo brinda un poderoso mensaje a las naciones que quieran crecer, sino también a los inversores individuales. La innovación también es la clave del inversor. Si desarrollamos la habilidad para detectar aquellas empresas y aquellos países que son líderes en este proceso de innovación global, estaremos por delante de la mayoría de los inversores. Y gracias a esto podremos aprovechar los enormes beneficios económicos que alcanzan estos países y empresas. Las empresas que sean innovadoras podrán aumentar sus ganancias año tras año. Y los países que estén compuestos por empresas y ciudadanos innovadores y productivos podrán crecer por décadas y en forma sostenida. Usted como inversor querrá invertir sus ahorros en estas empresas y en estos países.

La historia del médico innovador

Veamos un ejemplo práctico que nos ayudará a entender con mayor claridad la importancia de la innovación y la productividad en el proceso capitalista de creación de riqueza.

El protagonista de este cuento ficticio se llama Manuel, tiene 35 años y es un médico que trabaja en forma independiente en su consultorio. El negocio de Manuel es muy simple: le cobra a sus pacientes por la consulta. Por lo tanto, su objetivo es intentar tener la mayor cantidad de pacientes para así poder generar el mayor nivel de ingreso posible.

Manuel trabaja bastante, 10 horas por día y casi no tiene tiempo para almorzar ni para hacer ninguna actividad personal en sus horas de trabajo. Pero este esfuerzo tiene su resultado, logra un interesante ingreso de $ 1.000 por día. Esto implica que Manuel tiene una productividad de $ 100 por hora. Es decir, en una hora de su trabajo genera $ 100 de ingreso.

Después de varios meses de ganar lo mismo, Manuel se pone a pensar cómo puede incrementar su ingreso diario. La primera solución que se le ocurre es incrementar la cantidad de horas trabajadas, entonces pasa a trabajar 12 horas y empieza a ganar $ 1.200 diarios. Luego de un par de semanas de conseguir un incremento en sus ingresos del 20%, Manuel se pone un poco más ambicioso y decide trabajar un día adicional, los sábados. Por lo tanto, gracias a esto no solo gana más por día, sino que trabaja un día más, aumentando sus ingresos semanales en otro 20%.

Durante algunas semanas estuvo muy contento, pero el alto ritmo de trabajo lo comenzó a cansar cada día más y gradualmente esto le empezó a generar problemas. Por un lado, en su casa su mujer y sus dos pequeñas hijas lo extrañaban. Además, como trabajaba los sábados tuvo que dejar su partido de fútbol semanal con sus amigos. No solo su familia lo extrañaba, sus amigos también. El físico también empezó a sufrir este alto ritmo de trabajo. Luego de algunos meses de mantenerlo, Manuel aumentó 5 kilos. Pero el síntoma que lo preocupó más fue que algunos de sus pacientes más antiguos lo empezaron a dejar. Según le confesaron algunas de estas personas, notaron un cambio en la calidad de atención de Manuel y por ello decidieron buscar otro médico.

Algo estaba yendo mal en la estrategia de Manuel. No solo estaba estancado -ya que no podía trabajar más y por lo tanto no podía generar más dinero-, sino que su actual ingreso estaba en riesgo. Manuel no iba a poder aguantar mucho tiempo más ese ritmo de trabajo. Luego de algunas discusiones con su mujer y en el medio de una noche de insomnio, a él se le ocurre una “brillante” idea. Decide reinvertir parte de su ganancia diaria en la contratación de otro médico que lo ayude en su consultorio. De esta forma iba a poder generar mayores ingresos al ofrecer más horas de atención a sus pacientes, pero sin necesidad de trabajar más horas. Contacta a un médico amigo que no tenía trabajo y le ofrece $ 400 por día de trabajo en su consultorio. Manuel sabía que las horas de este médico podían generar ingresos por $ 600, por lo tanto, esto implicaría generar $ 200 adicionales por día. De esta manera, Manuel logra incrementar su ingreso diario a $ 1.400 por día.

Contento con esta nueva apuesta, el médico decide contratar más y más médicos. No solo expande su consultorio con más espacios de atención, sino que decide abrir sucursales de en el resto del país. Manuel se sorprende gratamente, a medida que se expande genera más y más ingresos. Su productividad diaria se incrementa de una forma asombrosa. En unos pocos meses lograr triplicar su productividad con la contratación de nuevos médicos. Luego de este proceso, se encuentra con una organización establecida en todo el país y con una facturación muy alta. Su productividad se había incrementado de una forma muy importante; pero Manuel no lograba estar contento. Estaba llegando al punto que se le hacía muy difícil conseguir médicos para contratar. La cantidad que existe en la Argentina es limitada; por lo tanto, su empresa no iba a poder seguir creciendo e incorporando nuevos médicos. Además, manejar a ese enorme equipo de personas se hacía cada vez más complicado. Tenía que encontrar una solución. ¿Qué decide hacer?

Se da cuenta que no iba a poder crecer más agregando médicos a su empresa, sino que tenía que encontrar una forma alternativa para seguir creciendo. Tenía que crear algo que hiciera que su trabajo y el de la organización fueran más eficientes, más productivos, con la misma cantidad de empleados. Entonces decide juntarse con un grupo de científicos y médicos amigos para crear una máquina que logre “detectar enfermedades”. Después de varios meses de intenso trabajo consigue crear esta máquina que diagnosticaba pacientes sin necesidad de que hubiera un médico involucrado en el proceso. Esto implicaba un invento revolucionario no solo para su empresa sino también para el mundo. Gracias a ese invento se podían hacer diagnósticos sin involucrar tiempo de los doctores. Por lo tanto, a partir de ese momento el médico-empresario, no se dedica a tomar nuevos médicos, sino que cambia de estrategia.

Se toma el trabajo de proteger su invención patentando la nueva máquina creada y se dedica a intentar venderla no solo en el país, sino en todo el mundo. Al principio contrata a un grupo de vendedores que se encarga de contactar a otros consultorios y hospitales en forma personal. De esta forma logra generar las primeras ventas de su máquina y empieza a obtener ganancias cada vez más interesantes. Pero cuando su negocio despega realmente es cuando lanza su página web y empieza a vender su máquina a todas partes del mundo a un costo muy bajo en forma online. Le llegan pedidos de venta desde países lejanos como China o Australia. Manuel y su empresa se dedican a producir y vender cada vez más máquinas a todas partes del globo. La productividad de su empresa da un nuevo y brusco salto en productividad y continúa creciendo en forma casi ilimitada por muchos años. 

Es importante recalcar que de este proceso de crecimiento no solo se beneficia Manuel, que se convierte en millonario luego de décadas de trabajo, sino también muchos otros. Sus empleados están muy conformes ya que tienen cada vez mayor capacitación y sus ingresos no dejan de crecer. Sus proveedores tienen un cliente cada vez más sólido y demandante. Sus clientes tienen acceso a un producto que les facilita la vida a un costo muy bajo. Su país tiene una empresa que demanda cada vez más trabajo y paga cada vez más impuestos. En fin, el circulo virtuoso de crecimiento nuevamente en funcionamiento.

En este ejemplo se ve claro cómo el aumento de la productividad es la clave para que una persona, una empresa o un país logren el crecimiento económico sostenido. Y cómo para lograr un incremento sostenido de la productividad es necesario realizar una mejora tecnológica, una innovación. El camino de aumentar la productividad mediante el aumento de las horas trabajadas o del insumo laboral tiene un límite. En cambio, la innovación es un camino que no tiene fin.

Eso es lo que tenemos que perseguir como inversores globales que queremos ser. Y en ese sentido te vamos a ayudar desde Inversor Global, a incrementar tu productividad mediante la innovación hasta el infinito.

Mañana nos encontramos nuevamente.

Saludos cordiales,

Federico Tessore

document.getElementById(“Leyout101″).style.display=”none”;Gayles, the school recordholder in the 200 and 400, has bests of 11

Fig 1 Major factors that seem to be contributing to motor neurone injury and the cell specific features of motor neurones that may render these cells vulnerable to such insults

The disease causes progressive injury and cell death of lower motor neurone groups in the spinal cord and brain stem and usually also of upper motor neurones in the motor cortex.sac kelly hermes
a junior, won the discus (127 11) and shot put (38 0), setting meet records in both.mcm backpack
We see this, for example, in crumbling infrastructure as governments put off necessary investments, increasing risks to health and safety, undermining competitiveness and passing on even higher costs to future generations.cheap ray bans sunglasses
Imaginez si vous tes partisans de TOR, et que vous assistez un match contre Buffalo, Caroline ou Arizona mais quel match sans AUCUNE valeur.michael kors bags sale uk

Deja tu respuesta