Freedom Ship International: ¿nuevo país para millonarios o paraíso fiscal flotante?

¿Se imagina viviendo en una plataforma de lujo en el medio del océano? Bueno, los creadores del proyecto Freedom Ship International ciertamente creen que habrá muchísimas personas interesadas en hacerlo. Por lo menos 50.000, que es la capacidad que tendrá la megraembarcación que está en desarrollo.

No se trata de un proyecto nuevo ya que fue presentado por primera vez en 1999, pero su director y vicepresidente, Roger Gooch, explicó recientemente que éste quedó paralizado en los últimos años debido a la crisis. “Ahora parece que está vivo de nuevo”, dijo Gooch en declaraciones recogidas por The Telegraph. “Será el barco más grande jamás construido y la primera ciudad flotante”.

Para iniciar la megaconstrucción, la compañía confía reclutar una comunidad de millonarios dispuestos a residir y a hacer negocios en el barco. Según algunas publicaciones, los precios oscilan entre los 150.000 dólares por un camarote y los 10 millones por una vivienda de lujo. A las 50.000 personas dispuestas a residir en el Freedom Ship no les faltarán colegios, hospitales, centros comerciales libres de impuestos, aeropuerto o bancos.

Sin embargo, el proyecto, cuyo presupuesto asciende a los 10.000 millones de dólares, está recibiendo numerosas críticas que consideran que la excéntrica nave, si algún día llega a ser una realidad, se convertirá en un nuevo país para millonarios o en un paraíso fiscal flotante.

Un paraíso fiscal es un territorio o Estado que se caracteriza por aplicar un régimen tributario especialmente favorable a los ciudadanos y empresas no residentes, que se domicilien a efectos legales en el mismo. Típicamente estas ventajas consisten en una exención total o una reducción muy significativa en el pago de los principales impuestos.

Las ciudades flotantes para millonarios no son algo nuevo. El barco-residencia más conocido de este tipo es ‘The World’, que cuenta con 165 alojamientos que cuestan entre uno y seis millones de euros.

Y aunque este concepto pueda parecer impensable en muchos aspectos, lo cierto es que en los últimos años están brotando proyectos similares que tratan de poner a flote un Mónaco navegable de uso privado o una especie de Silicon Valley en aguas internacionales y fuera de la jurisdicción americana. 

¿Cree usted que sería una buena inversión? ¿Piensa que éste tipo de ciudades son viables? No deje de brindar su opinión en InversorGlobal. Además, para mantenerse informado, no deje de leer nuestro Newsletter gratuito. Si todavía no lo recibe, hágalo con un click aquí.

Deja tu respuesta