Mandela y su legado económico para Sudáfrica

cual-fue-legado-economico-de-nelson-mandela-para-sudafricaSudáfrica es hoy la mayor economía del continente africano y parte de los avances que ha tenido la nación fue gracias a la mente y los esfuerzos del primer Presidente negro de la naciente república democrática en 1994.

Este viernes, el actual mandatario, Jacob Zuma, anunciaba al país y al mundo el deceso de uno de los líderes mundiales más reconocidos, por su lucha contra el racismo, la democracia y por procurar la paz entre los ciudadanos.

Pero además de este legado, quien estuviera en prisión durante 27 años, también impulsó cambios económicos que marcaron y llevaron a la nación al primer lugar de su región, además de ser considerado uno de los cinco países emergentes en mostrar un crecimiento y una atracción de capitales, junto con Brasil, Rusia, India y China (BRICS).

Además de que bajo el mandato de Mandela (1994-1999) las transiciones hacia una Sudáfrica post-Apartheid fueran totalmente pacíficas y sin crear un colapso económico, el Producto Bruto Interno aumentó considerablemente.

El país mostró un crecimiento que pasó de 1,5% que presentaba entre 1980 y 1994 hasta un poco menos de 3% entre 1995 y 2003. Debido a que se rompieron las cadenas del Apartheid, que no permitía que blancos y negros compitieran por los mismos empleos, los ingresos incrementaron 62% desde 1993 hasta 2008, de acuerdo con una investigación hecha por la Universidad de Cape Town.

Otro de los avances logrados en esos cinco años fue el mejoramiento de las relaciones comerciales con países de Europa y con Estados Unidos. El refuerzo de las instituciones estatales y la política de no nacionalizar ninguna empresa privada también fueron decisiones importantes que tomó Mandela.

Sudáfrica también se convirtió en una fuente de oportunidades económicas para sus vecinos. La inversión que hace Sudáfrica representa alrededor del 70 por ciento de los flujos de inversión intrarregionales. Las importaciones procedentes de la Comunidad de desarrollo del Sur de África, al cual se unió tras la independencia, escalaron de 16,3 mil millones de dólares en 1993 a 68,7 mil millones de dólares en 2006.

Sin embargo, también hay una creciente preocupación por algunos aspectos que podrían frenar la carrera de Sudáfrica. En la actualidad tiene un elevado déficit de cuenta corriente, que se situó en 6,8% del PBI en el tercer trimestre. Su moneda, el rand, es considerada como una de las cinco divisas frágiles de los mercados emergentes, y ha caído un 18% frente al dólar en 2013. Según un economista consultado por el portal web CNBC, sus exportaciones están algo estancadas y la infraestructura necesita un mayor desarrollo para poder atraer mayores inversiones de empresas globales.

Es indiscutible que Mandela fue un ejemplo para el mundo en cuanto a los avances sociales y a favor de la paz. Pero su legado también pasa por lo económico.

Lo invitamos a suscribirse a nuestro Newsletter gratuito de Inversor Global. Para hacerlo,  simplemente complete el formulario que se encuentra al terminar este artículo.

Deja tu respuesta