Argentina: entre los que menos reservas tienen en América Latina

Un relevamiento de la Fundación Mediterránea/IERAL ubica al país como uno de los peores posicionados en materia de reservas. Incluso en la propia región, la Argentina es una de las naciones que menos divisas internacionales posee en su Banco Central.

Además, la situación se agravaría porque el estudio se basa en cifras oficiales del 2012, y en lo que va de 2013, la pérdida de divisas ya alcanza los 12.190 millones de dólares, la más alta de la década kirchnerista.

A nivel regional, el ratio Reservas/PBI, de Argentina (8,4%)  está muy lejos del puesto 13 de Bolivia, el 27 de Perú, o del 37 de Uruguay. Paraguay ocupa, según el estudio de IERAL, la posición 76, seguido por Brasil, en el 84; Chile en el 90; México en el 104 y Colombia en el puesto 109.

Los únicos países latinoamericanos que aparecen detrás de la Argentina son Venezuela, en el  puesto 155; y Ecuador, rozando la base del ranking, en el 164.

En esta dirección, los economistas Eduardo Fracchia y Nicolás Bernabé declararon en Ámbito Financiero que: “En Latinoamérica es importante acumular una cantidad de reservas internacionales para poder absorber los shocks externos que nos suceden con cierta periodicidad”.

Ambos especialistas explicaron que “en alguna medida, tener un buen nivel de reservas genera mayor confianza y permite tener un margen mayor para realizar política monetaria”. “En países desarrollados -completan-, la confianza está marcada por la institucionalidad y la historia. En las naciones en desarrollo, se necesita un sustento mayor ante cualquier emergencia financiera”.

Paralelamente, el gobierno de Estados Unidos manifestó su preocupación por la continua caída de reservas del BCRA y consideró que un acuerdo de la Argentina con el Club de París -por la deuda aún pendiente de pago- podría permitir el regreso de algunas líneas de financiamiento del exterior para el país.

Si bien en Washington mantienen un gran escepticismo respecto de las últimas medidas de política económica, tienen en claro que el Gobierno tomó conciencia de las restricciones que enfrenta en el ámbito externo.

Esta toma de conciencia se debió a que, la incipiente y cada vez más acelerada pérdida en las arcas del BCRA evidenciaron que, el cepo, la medida inicialmente pensada para contrarrestar esta fuga, no fue exitoso. Por eso, la necesidad de divisas provocó que el Gobierno haya empezado a esforzarse por mejorar su relación con los organismos internacionales de crédito.

Sin embargo, el año 2014 sería un año complicado en materia crediticia para el país: el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) comunicó informalmente al Ministerio de Economía que estaba revisando a la baja su cuota de préstamos para el país en 2014, y paralelamente, el Banco Mundial anunció que el nuevo programa de créditos quedó postergado hasta enero o febrero.

En un contexto económico en el cual para el Gobierno es menester conseguir dólares, estas dos noticias hacen tambalear el futuro financiero de la Argentina. Más todavía cuando los funcionarios del gobierno de Obama observan la situación regional y oscilan entre tender otra mano al país para que pueda reabrirse el crédito o esperar a ver señales concretas antes de brindar cualquier apoyo.

Recuerde que para mantenerse actualizado con datos y noticias sobre el mundo de las finanzas personales y la economía, puede suscribirse de forma gratuita a nuestro Newsletter semanal. Para ello, simplemente complete el formulario que encontrará al finalizar este artículo.

Comment 1

  1. Facundo

Deja tu respuesta