Reservas: borrón y cuenta nueva

Sin dudas el regreso a las funciones de la Presidenta está marcado por la palabra “renovación”. Y más específicamente, este término ha sido implementado especialmente en el plantel económico que acompañaba la gestión de la mandataria. La radical decisión de cambiar a muchos de sus funcionarios, indica que ha vuelto una jefa de Estado dispuesta a todo. Tanto, que ahora efectuaría un viraje en el lineamiento político y económico.

Si bien ya desde la derrota del oficialismo el 27 de octubre, se había comenzado a notar un Gobierno más “market friendly“, desde la vuelta de Cristina Kirchner esto parece haberse potenciado.

Según publicó El Cronista, el Gobierno estaría trabajando para que las reservas vuelvan cuanto antes a los 40.000 millones de dólares, mediante créditos en el exterior y fondeo de la Administración Nacional de la Seguridad Social.

Hoy por hoy, uno de los mayores problemas que enfrenta tanto el BCRA (Banco Central de la República Argentina) en particular como la Argentina en general, es la caída de reservas por efecto de la salida de divisas y la contradicción del cepo cambiario: actualmente son de 31.656 millones, luego de que ayer el BCRA vendiera u$s 180 millones, con una caída de unos 11.000 millones desde que empezó el año.

La cifra se vuelve más alarmante cuando se conoce que sólo sirve para hacer frente a cinco meses de importaciones, según el último informe del Instituto Argentino de Ejecutivos en Finanzas (IAEF).

Por eso, la apertura y la aceptación de ayuda internacional tendría la intención de fortalecer al Banco Central para desarticular la presión sobre el dólar con financiamiento chino a tasas blandas para obras de infraestructura y con una liquidación de bonos del organismo que conduce Diego Bossio.

El plan, impulsado por Amado Boudou, y el ministro de Economía, Áxel Kicillof; llega en momentos en los que la perspectiva de asistencia crediticia para la Argentina se reduce. Por un lado, el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) comunicó informalmente al Ministerio de Economía que está revisando a la baja su cuota de préstamos para el país en 2014.

Por el otro, el Banco Mundial anunció que el nuevo programa de créditos quedó postergado hasta enero o febrero. En un contexto económico en el cual para el Gobierno es menester conseguir dólares, estas dos noticias hacen tambalear el futuro financiero de la Argentina.

Para seguir de cerca ésta y otras noticias de actualidad económica argentina, no deje de consultar nuestro Newsletter gratuito. Si no lo recibe, hágalo con un click aquí.

Deja tu respuesta