Cambios en el Gabinete: ¿A qué apuntan los nuevos funcionarios?

“La Argentina salió del infierno y está sólida económicamente”, afirmó ayer la Presidenta Cristina Kirchner en el acto llevado a cabo en la Casa de Gobierno por la asunción de los nuevos ministros. Tras haber impulsado una profunda modificación en todo su Gabinete, accionar que se contradice con el discurso político y económico que brindó ayer, se refirió a la necesidad de “profundizar el modelo” y de conseguir más inversiones.

En su discurso, Cristina Kirchner destacó, después de 47 días de ausencia, que en la última etapa de su gobierno profundizará los ejes centrales del modelo, con especial hincapié en la soberanía energética y la reindustrialización. Además, pidió diálogo entre los sindicatos y los empresarios y se empapó del apoyo de la militancia, que le dio la bienvenida con una Casa Rosada rebalsada

Para ejecutar esta profundización y después de haber pasado unas cinco semanas de reposo por orden médica, la Presidenta Cristina Fernández de Kirchner fue dada de alta y retomó sus funciones. En este segundo tramo de su segundo mandato, Férnandez de Kirchner sorprendió a todos con la radical decisión de cambiar a muchos de sus “funcionarios estrella”. 

Las designaciones comprendieron las de: Juan Carlos Fábrega como presidente del Banco Central de la República Argentina, de Juan Ignacio Forlón como titular del Banco Nación, del actual gobernador de Chaco, Jorge Capitanich, como jefe de Gabinete; de Axel Kicillof como nuevo ministro de Economía y de Carlos Casamiquela, actual titular del INTA, al frente del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca.

El flamante ministro de Economía, Axel Kicillof, deberá contener la alarmante merma de las reservas del Banco Central y resolver el conflicto que plantea el fracaso del cepo al dólar. Pero, ¿cómo lo hará? Muchos economistas señalan que Kicillof presenta “el ala venezolana” del kirchrnerismo y que, por lo tanto, la salida que buscará será el desdoblamiento del tipo de cambio; sin embargo, él mismo se encargó de desmentirlo.

El nuevo jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, iniciará formalmente hoy su gestión con eje en la normalización del Indec y el nuevo índice de medición de la inflación para cerrar la ecuación de cambio de imagen y oxigenación del Gobierno a partir de la salida de Guillermo Moreno. Por el momento, actuará en concordancia con el ministro de Economía, Axel Kicillof. El ministro coordinador tendrá un perfil fuertemente ejecutivo, a diferencia del de Juan Manuel Abal Medina, que actuó en sus dos años como un secretario privado de Cristina.

Fábrega, por su parte, estará encargado de achicar -en el corto plazo- la brecha cambiaria entre el dólar oficial y el paralelo, que ayer se mantenía en 64%. Para ello, en los dos días que estuvo al frente del BCRA, Fábrega se esforzó por bajar el precio del contado con liquidación, como se conoce en la jerga financiera el tipo de cambio implícito que surge de comprar bonos en dólares en el mercado local para venderlos en el extranjero. 

A las bajas anunciadas el lunes, se sumó el martes la del secretario de Comercio Interior, el empleado más polémico del kirchnerismo, que debió abandonar su cargo en medio del goteo de cambios en el gabinete que aplicó Cristina Kirchner. A las 21hs de ayer el Ministerio de Economía confirmó la designación suplente para ese cargo. Será reemplazado por Augusto Costa, que hasta ahora se desempeñaba como secretario de Relaciones Económicas Internacionales en la Cancillería.

Para seguir de cerca ésta y otras noticias de actualidad económica argentina, no deje de consultar nuestro Newsletter gratuito. Si no lo recibe, hágalo con un click aquí.

Deja tu respuesta