La receta del ex Ministro: devaluación y unificación del mercado cambiario

El “padre de la convertibilidad” ha vuelto a la carga. Aunque el ex ministro de Economía de la década del menemismo, Domingo Cavallo, es visto como el mismísimo demonio por un sector de la sociedad, sus recomendaciones y análisis son respetados en todo el mundo.

Ahora, cuando el Gobierno de Cristina Kirchner enfrenta una de las encrucijadas económicas más difíciles de su historia, delimitada por la inflación, el cepo cambiario y la sangría en las reservas del Banco Central, el ex funcionario vuelve al ruedo y recomienda un “salto devaluatorio para recuperar la competitvidad de la economía”.

En una columna publicada esta semana en el Diario Perfil, y que luego fue reproducida en su página web personal, Cavallo advierte que las medidas tomadas por el Gobierno atentan contra la competitividad extranjera. “La mayor inflación y la intervención del Estado en los mercados que normalmente la acompaña crea muchas distorsiones en el sistema de precios relativos, desalienta la inversión y reduce la productividad de los factores de la producción”, dice. 

Para el economista, esto es lo que explica la crisis que vivió el país en 2001. Su receta infalible, la devaluación, es lo que habría llevado a la economía argentina a repuntar a partir de 2002. “La esperanza de que esta fuerte devaluación permitiría aumentar la competitividad externa de una manera permanente, llevó al Gobierno de Duhalde y luego al de Néstor Kirchner a sostener que se había puesto en marcha un modelo de “tipo de cambio real alto” que aseguraría superávits gemelos de la cuenta corriente de la balanza de pagos y de las cuentas fiscales”, recuerda y agrega: “Estos superávits gemelos iban a ser la clave de un crecimiento sostenido de la economía”.

Sin embargo, el ex ministro sostiene, al igual que la mayoría de los analistas económicos, que en la actualidad la realidad del país está muy lejos de esas esperanzas, especialmente amenazada por la “reintroducción de la inflación como problema crónico de la economía y las numerosas distorsiones en la estructura de precios relativos que resultaron de las intervenciones  en los mercados que decidió el Gobierno para tratar de atenuar la inflación sin recurrir a políticas macroeconómicas restrictivas.”

 Mientras el Gobierno hace todo lo posible para no devaluar, al menos formalmente, y se perfila para seguir los pasos de su amigo Venezuela, Cavallo afirma: “Lo mejor para el Gobierno de Cristina y también para aumentar las chances de que un próximo gobierno pueda decidir un salto devaluatorio asociado a la unificación del mercado cambiario acompañado por un anuncio creíble de política monetaria anti-inflacionaria, es que se admita que el actual mercado paralelo funcione como un mercado legal y libre de cambios”.

¿Escuchará el equipo económico de la Presidente los consejos del “Rey de la convertibilidad?

Para seguir de cerca las noticias de la economía argentina, no deje de consultar nuestro Newsletter Gratuito. Si no lo recibe, solicitelo en este enlace

Comentarios

Articulos Relacionados

Deja tu respuesta

Compartido