¿Qué tipo de emprendedor es usted?

A veces no sólo basta con tener ganas de emprender un proyecto. A la hora de desarrollar un plan hay que tener en cuenta muchos factores, desde el objetivo principal hasta la rentabilidad. Sin embargo, hay un elemento en particular que puede llegar a traer muchos dolores de cabeza: el financiamiento. Éste permite la realización de todo lo demás, por eso es esencial.

La manera en cómo uno actúa en ese momento permite definir a los distintos tipos de emprendedores que están al frente de la iniciativa.  El sitio Expansión.com enumeró las diferentes posibilidades. A continuación descúbralas:

Recursos propios

Es lo que se conoce en inglés por friends, fools and family. Ahorros del propio emprendedor y aportes, que le facilitan desde su círculo más cercano. El tipo de empresario que comienza de esta forma suele ser joven e inexperto. Es aquel que apuesta por proyectos pequeños, muchos de ellos centrados en el mercado online, y con estructuras sencillas. De todos modos, es inevitable pasar por las tres ‘F’ cuando se arranca un proyecto, porque cuando una idea está en génesis es casi imposible que un inversor crea en ti cuando los que están a tu alrededor no lo hacen.

Crédito bancario

Es el método más tradicional y actualmente una de las puertas más difíciles de abrir para un emprendedor. Su principal ventaja es que es una financiación rápida y de fuente sólida. Aunque la mayoría de las entidades bancarias cuenta con líneas específicas para la creación de nuevas empresas, la impresión general es que la garantías que se piden ahora son excesivas. Estas condiciones hacen que el perfil del emprendedor que tiene crédito bancario sea el de un profesional con experiencia en el ámbito de los negocios, que cuenta con avales y recursos propios que sostienen su proyecto.

Ayuda estatal

En general son muy limitadas tanto en cantidad como en el uso que se les puede dar. Suelen ser consideradas como una ayuda o incentivo, principalmente de carácter fiscal. Su principal ventaja es que no implican reembolso y su aplicación es directa a los proyectos. Los negocios que acceden a estas subvenciones habitualmente están liderados por jóvenes, personas con discapacidad u otros colectivos con riesgo de exclusión. En cuanto al ámbito de trabajo, muchos están orientados a la innovación y a proyectos tecnológicos.

Business angels

Estos inversores privados que aportan su capital, experiencia y contactos en el mercado son una de las alternativas financieras para proyectos que se encuentran en una segunda fase empresarial. Ya no son las start up en proceso de despegue, sino pequeñas compañías con un cierto recorrido y una trayectoria, que han planificado su desarrollo e incluso su entrada en nuevos mercados. 

Crowdfunding

Este tipo de financiación defiende la democratización de la capitalización de proyectos empresariales. Es la modalidad en la que el emprendedor solicita financiación a la colectividad, a todo aquel que pueda estar interesado en su proyecto que está aún en fase de despegue. Los nuevos empresarios que recurren a esta fuente de capital suelen estar unidos a proyectos sociales, vanguardistas y que defienden modelos de negocio más rompedores y vinculados a Internet. Estos emprendedores son muy entusiastas, visionarios y sin aversión al riesgo.

Para conocer más características del inversor, no deje consultar nuestro Newsletter gratuito. Si no lo recibe, hágalo con un click aquí.

Deja tu respuesta