El plan de Axel para frenar la caída de las Reservas

Sin dudas el principal desafío que deberá afrontar el flamante ministro de Economía, Axel Kicillof, es contener la alarmante merca de las reservas del Banco Central y resolver el conflicto que plantea el fracaso del cepo al dólar.

Pero, ¿cómo lo hará? Se sabe que el joven economista chocaba por los pasillos de su ministerio con dos funcionarios: Hernán Lorenzino y Guillermo Moreno. Ahora, con la salida de ambos, tiene vía libre para poder ejecutar a sus anchas. Muchos economistas señalan que Kicillof presenta “el ala venezolana” del kirchrnerismo y que, por lo tanto, la salida que buscará será el desdoblamiento del tipo de cambio; sin embargo, él mismo se encargó de desmentirlo.

Si bien hoy es el primer día de trabajo en su nuevo puesto, ya desde ayer Kicillof está abocado a su nueva estrategia. Como primera medida, apostará al fin del desendeudamiento.  Mediante el crédito externo su equipo buscará blindar las reservas del Central con dólares que ofrecieron invertir en infraestructura empresas estatales de China, Rusia y otras potencias emergentes. Además, la ANSES podría aportar lo suyo con un swap de bonos por una suma de  5.000 millones de dólares.

Mientras tanto, el  nuevo director del Banco Central, Juan Fábrega,  convalidaría una devaluación gradual del peso. Según publicó esta mañana el Diario BAE, ambos funcionarios coinciden en que el tipo de cambio está atradado entre un 10% y un 15%.

A pesar de que el consenso en la City era que la alternativa más fuerte que tomara el joven ministro fuera el desdoblamiento del tipo de cambio, parece que él y su equipo tienen otras ideas.  Por esto, la devaluación que el Gobierno kirchnerista se resistía a realizar antes de las últimas elecciones legislativas, se presenta ahora como el “salvavidas “ideal para frenar la fuga de divisas, especialmente impulsada por el turismo. También se especula que se restrinjan aún más los pagos en el exterior con tarjetas de crédito.

Pero las tareas del ministro no terminan ahí. El saliente secretario de Comercio Interior dejó un déficit muy grande: el de una inflación que parece no tener freno. En este frente Kicillof contaría con el apoyo del también flamante jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, quien anunció que pondrá en marcha personalmente el nuevo Índice de Precios al Consumidor, solicitado por el FMI.

Juntos trabajarán además para sumar más inversores extranjeros a la “nueva ola” impulsada por David Martínez, que recientemente había manifestado su interés por el país.

Uno de los puntos que se estima que serán saneados en breve es la enorme demanda de subsidios a la energía. Se espera que el nuevo equipo los liquide de a poco mediante un alza en las tarifas, para poder hacerle frente al déficit energético que vive la Argentina y así, comenzar a ganar competitividad nuevamente.

Deja tu respuesta