Fondos buitre: El Gobierno se queda sin "plan B"

En paralelo a las nuevas designaciones que realizó Cristina Kirchner en su equipo económico, se dio a conocer una noticia desfavorable que ya empaña el futuro de la Argentina. La Cámara de Apelaciones de Nueva York le negó ayer al Gobierno la chance de examinar el fallo que insta a nuestro país a pagar el monto total de los bonos públicos que están en default. 

La Argentina había solicitado que la sentencia dictada por tres jueces sea juzgada por los 13 integrantes del tribunal, en lo que se denomina revisión “en banc“. En consecuencia, ahora el próximo paso para la defensa de la Argentina es apelar a la Corte Suprema de los Estados Unidos, para lo que cuenta con 90 días hábiles. De esta manera, se favorece en forma directa a los fondos Elliot y NML y se perjudica el Gobierno local.

Esta es la segunda parte de la causa que los holdouts mantienen con la Argentina en tribunales de los Estados Unidos. La primera etapa se concentró en la discusión de si la Argentina había violado la cláusula de igual tratamiento de acreedores, litigio en que los acreedores obtuvieron fallos favorables en primera instancia y en las apelaciones. En consecuencia, ese segmento judicial ya llegó a la Corte Suprema de los Estados Unidos, que no se pronunció y lo dejó abierto.

En su momento, una de las especulaciones fue que el máximo tribunal de los Estados Unidos eligió mantener en stand by el caso de la Argentina hasta tanto llegara a su estrado la segunda porción del juicio.

El juez Thomas Griesa y un tribunal compuesto por tres jueces de la Corte de Apelaciones de Nueva York fallaron que el pago debe ser por 1.330 millones de dólares, en una vez y en efectivo.

Ante esta revés Argentina pidió que el fallo lo estudien los 13 magistrados de la Corte de Apelaciones, acto que ayer fue denegado y favorece en forma directa a los fondos Elliot y NML. Capital. Por tanto, la última instancia es elevar el pedido a la Corte Suprema de los Estados Unidos, acto para el que la Argentina reserva judicial.

La noticia se conoció en momentos en que crecen las versiones que fondos de inversión con buenos vínculos con el gobierno argentino están llevando adelante negociaciones con aquellos favorecidos por los fallos judiciales para evitar el posible default del país.

Éste se trata del primer desafío para Hernán Lorezino, que después de dejar de presidir el Ministerio de Economía, ahora se encargará de encabezar una unidad de negociación de la deuda.

Mientras el caso está “stand by”, la tarea del ex ministro será poner en marcha el tercer canje de deuda ya aprobado por el Congreso de la Nación y esperar el apoyo de Barack Obama.

La Argentina ofreció al 93 por ciento que ingresó al canje la posibilidad de reemplazar sus títulos por unos nuevos, pero que se abonarán en Buenos Aires. Esta segunda alternativa está disponible, pero todavía no se avanzó. Es que los holdouts deberían resignar su pretensión de querer cobrar el 100 por ciento.

Para seguir de cerca ésta y otras noticias de actualidad económica argentina, no deje de consultar nuestro Newsletter gratuito. Si no lo recibe, hágalo con un click aquí.

Comentarios

Articulos Relacionados

Deja tu respuesta

Compartido