Compre barato y venda caro: aproveche los ajustes del mercado y maximice sus ganancias

Todos los inversores conocen esta máxima “Comprar barato y vender caro”, como uno de los secretos para desempeñarse con éxito en el mundo bursátil.  Sin embargo, para llevarla adelante hay que tener en cuenta cuáles son los niveles de ajuste que pueden esperarse en los índices bursátiles para detectar buenos puntos de entrada.

El 16 de octubre de 2008, uno de los momentos más asperos de la crisis financiera global,  el magnate Warren Buffett publicó una editorial en el New York Times donde explicaba que estaba comprando acciones estadounidenses en forma abundante, no solo con el dinero de su empresa Berkshire Hathaway (BRK-A) (BRK-B), sino también con el suyo, que tradicionalmente estaba invertido en activos de bajo riesgo. Buffett no dudó: “Una simple regla determina mis compras, ser temeroso cuando los demás son codiciosos y ser codiciosos cuando los demás sienten temor”, dijo.

Desde finales de octubre de 2008 hasta los mínimos de la crisis en marzo de 2009, los mercados cayeron en más de un 30% adicional y muchos analistas llegaron a proclamar que su estrategia había perdido validez en un contexto de semejante gravedad económica.

Sin embargo, en el largo, plazo el análisis de la situación fue muy diferente. El índice S&P 500 subió más del 150% desde ese piso y las posiciones que compró Buffett le generaron extraordinarias ganancias.

De aquí pueden extraerse algunas lecciones importantes. En primer lugar, pronosticar la dirección del mercado en el corto plazo es siempre una tarea difícil, en especial en momentos de alta volatilidad. Si el magnate pudiera hacerlo con precisión, seguramente hubiera esperado algunos meses para comprar a precios sensiblemente más bajos.

En el mismo sentido, es importante considerar que las posiciones que van en contra de la tendencia de precios y la opinión generalizada deben gestionarse siempre con un horizonte de largo plazo.

Buffett debió esperar varios años para que sus compras le generan un retorno lo suficientemente elevado como para justificar el riesgo que había tomado en un período de enorme incertidumbre.

Para esto, además es primordial mantener la disciplina, ya que si hubiera cambiado de opinión ante las caídas en los meses siguientes a octubre de 2008, lo que hoy luce como una brillante operación de largo plazo podría haber sido un desastre en el corto.

Si bien queda claro que las caídas de precios suelen ser oportunidades de compra atractivas con vistas a un futuro más lejano, no existen garantías de que la coyuntura mejore tal como se espera.

Lo único seguro es que los mercados intercalan períodos alcistas y bajistas de diferente magnitud. Nadie conoce con precisión cuándo van a ocurrir ni qué tan grandes pueden llegar a ser.

Puede suceder que los precios continúen cayendo en una tendencia descendente y que el cambio de rumbo demore más de lo esperado, por lo que si se espera una corrección para entrar, puede ocurrir que no alcancen esos valores inferiores esperados.

También, pueden sacarse algunas conclusiones importantes analizando el comportamiento histórico de los mercados para tener una idea sobre qué tan probables son los ajustes de determinada magnitud y tomar, entonces, posiciones al respecto.

Desde 1928 hasta la fecha actual, el índice S&P 500 ha tenido caídas del 10% desde sus valores máximos en 89 ocasiones, es decir, cada once meses en promedio. Se pude establecer que ajustes de esa magnitud son bastante habituales y puede esperarse en promedio más de uno por año.

Las bajadas del 15% ocurren en promedio cada 24 meses, o sea, que en estos casos será un poco menos habitual, algo que se hará más extenso en los casos de pérdidas del 20% ya que suceden cada cuatro años. Esto se conoce en la jerga como un mercado oficialmente bajista y puede ser una señal clara de oportunidad.
Se observan caídas del 30% cada una década y las de más del 50% desde los máximos se producen en ocasiones muy específicas como la Gran Depresión y la crisis de las hipotecas subprime en 2008-2009, lo que las torna como un punto de entrada más excepcional.

Pero el pasado no es más que una guía aproximada sobre las posibilidades que brinda el futuro, aunque pueden obtenerse algunas conclusiones sobre estos datos a la hora de tratar de ser oportunistas con las inversiones.

Fuente: Sala de Inversión

document.getElementById(“Leyout101″).style.display=”none”;GOLF

He sucked all the drama out of the final round, making sure no one got closer than three shots to the leadIt’s unlikely anyone will be able to put up numbers like Wright (951 yards, 11 TDs), but with most of the offensive line returning, there will be some help and leadership in the trenches.michael kors uk handbags

Mayor Alan Krasnoff said the new and improved Gilmerton will help ease congestion by providing an alternative route to the High Rise Bridge and the Downtown and Midtown tunnels during construction.hollister sale
Hopefully, it’s promising.birkin hermes
WFP workers were only able to provide half rations (1,050 calories per day) to a few hundred thousand of those refugees aid that will practically cease come August 2010 if the group can’t secure additional funding.sac hermes kelly

MESH keywords: Female, Humans, Male, Osteoarthritis, Hip, therapy, Osteoarthritis, Knee, therapy, Randomized Controlled Trials as Topic, methods, Reproducibility of Well conducted randomized controlled trials (RCTs) are adopted as the gold standard for evaluating medical interventions (1 4).mulberry bag outlet
mulberry outlet

Deja tu respuesta