La empresa del hombre más rico de Brasil a pasos de la quiebra

El empresario que estuvo a pasos de arrebatarle el título de hombre más rico del mundo a Carlos Slim, está por ver cómo su imperio se termina de hundir. El caso es que, Eike Batista, emprendedor y presidente del Grupo EBX, era en 2010 el hombre más adinerado de Brasil y el octavo más rico del mundo, según la revista Forbes. Sin embargo, ahora, OGX, la petrolera de este magnate, se alista para acogerse a la protección por bancarrota de su país en los próximos días.

Según publicó el sitio de finanzas de Yahoo esta quiebra sería la mayor en la historia de América Latina, además de un humillante hito en el meteórico ascenso y estrepitosa caída de Batista.

En el momento de su esplendor, Grupo EBX, su empresa, estaba conformada a la vez por cinco compañías de petróleo, energía, puertos y minería, entre otros sectores. Ésta había crecido a un ritmo inigualable ya que Batista había logrado acomodarse al período de expansión económica de Brasil, allá por el año 2002.

Sin embargo, este floreciente proyecto, a finales de 2010 ya mostraba algunas anomalías. Por ejemplo: OGX había dado a conocer un informe realizado por auditores independientes en el que advertían de errores en informes previos sobre las reservas de la compañía. Posteriormente, las acciones de OGX cayeron un 17%. Y ese fue sólo el comienzo.

Si bien el mega grupo se había diversificado llegando a varios mercados, su pata principal era la petrolera. Es por eso que, en el 2012, esto le jugó una mala pasada. La producción de petróleo en uno de los pozos se llegó a reducir a 10.000 barriles diarios, un número muy inferior a lo estimado por Batista.

Y la situación no dejó de empeorar: con la desaceleración de la economía brasileña, ésta se redujo a 5.000 barriles al día, el 75% menos de lo esperado. Las acciones de OGX cayeron un 45% en dos días, la compañía se vio obligada a cerrar varios pozos y, lo que fue peor, debía 3.600 millones de dólares en bonos.

Según se indica en el mismo artículo, OGX ha tratado de llegar a un acuerdo con sus tenedores de bonos, que poseen en torno a 3.600 millones de dólares en deuda de la petrolera. Esta semana, la compañía y los acreedores se reunieron en Río de Janeiro para tratar de alcanzar un pacto de reestructuración, pero las negociaciones se hundieron, dijeron fuentes al tanto.

OGX se está quedando sin efectivo, y su pata petrolera OGX Petróleo e Gas Participaçõe no los salvará esta vez. En su solicitud de protección bajo la ley de bancarrota, OGX presentará un plan de reestructuración ante un juez, que lo aceptará o lo denegará. Si no lo aprueba, la empresa sería liquidada. Sólo el tiempo dirá.

 

Deja tu respuesta