Fondos buitre: La Corte Suprema de EE.UU. rechazó nuevamente el caso

La Suprema Corte estadounidense declinó el pedido argentino en su batalla contra los holdouts. El máximo tribunal de los Estados Unidos rechazó esta mañana examinar el fallo que insta a la Argentina a pagar el monto total de los bonos públicos que están en default, según informó en su sitio oficial.

Ésta, se trata de la última instancia que le queda al Gobierno en el juicio con los fondos buitre y todavía no tiene conclusión. Tras dos fallos adversos previos, esta mañana, la Corte Suprema de Estados Unidos no incluyó -nuevamente- la apelación realizada por nuestro país en la lista de casos que estudiará en el comienzo del nuevo año judicial.

La determinación del tribunal judicial estadounidense, sin embargo, no tiene una implicancia definitiva. El comunicado que esta institución publicó aclara que, podrían analizar el caso cuando llegue el resto del expediente que aún se encuentra en la Corte de Apelaciones de Nueva York. Se estima que esto suceda a principios del 2014.

La postergación de la Corte Suprema de los Estados Unidos no implica de por sí una mala noticia en lo inmediato, dado que el tribunal aún puede tomar varias decisiones respecto de la apelación que le podrían permitir a la Argentina ganar tiempo para temporalmente reducir el riesgo de un default.

El Gobierno ya había solicitado la revisión de una orden del juez Thomas Griesa frente a la Cámara de Apelaciones de Nueva York, la cual finalmente confirmó el fallo en contra de la Argentina y ordenó pagar la totalidad de la deuda. Sin embargo, el suspenso se sigue manteniendo hasta que la Corte Suprema de Estados Unidos resuelva.

De esta manera, a nuestro país se le otorgó un stay (que se trata de una medida cautelar que impide que se ejecute la pena hasta que la Corte Suprema de Estados Unidos defina el caso). Esta resolución evitó que la Argentina caiga en un default técnico, ya que de no haber sido así, se hubiera visto obligada a pagar inmediatamente 1.300 millones de dólares.

Por el momento, la apelación que realizó el Gobierno en junio contra la decisión de la corte de Nueva York sigue suspendida.

El pago de 1.330 millones de dólares por parte de la Argentina a los acreedores que no entraron al canje, luego del incumplimiento de deuda gubernamental por 100.000 millones de dólares hace más de diez años, todavía no ha sido definido.

Si bien un 93% de los bonistas entraron a las reestructuraciones del 2005 y el 2010, en las cuales recibieron títulos que son honrados regularmente a cambio de fuertes quitas, una porción minoritaria de holdouts, liderada por los fondos NML y Aurelius, llevaron a la Argentina a tribunales en el extranjero para recuperar la totalidad de sus inversiones.

Según El Cronista, esta postergación sólo puede significar tres cosas: que finalmente decidirá rechazar la apelación, que consultará al Gobierno del presidente Barack Obama para que determine si el caso amerita la atención del tribunal o que el máximo tribunal seguirá sin expedirse hasta que Argentina presente una segunda apelación (la cual podrá realizar en pocos meses).

Para seguir de cerca éste y otros temas de actualidad argentina, no deje de consultar la Revista InversorGlobal. Si no la recibe, hágalo con un click acá.

Deja tu respuesta