Nuevo Indice de Precios: ¿Será ficción o realidad?

Dolores Ugarte

Argentina aguarda esperanzada al mes de noviembre, que es cuando el FMI decidirá si le aprueba el nuevo Indice de Precios al Consumidor nacional urbano o si ejecuta una moción de censura, de la cual ya había dado aviso. Mientras que se terminan de ultimar los detalles de este nuevo indicador, según los últimos datos oficiales publicados, el nivel de inflación midió 0,8 por ciento en septiembre. Por esto, los analistas no esperan que haya un cambio sustancial en la nueva medición.

En tanto, el índice de precios calculado por diputados de la oposición trepó por segundo mes consecutivo 2,11%, porcentaje que surge de un promedio de las mediciones que realizan mensualmente consultoras privadas. Acumuló 25,4% en los  últimos doce meses, cifra que no se acerca ni por casualidad a la computada por el organismo estatal.

Desde la intervención del INDEC, las cifras que arroja el organismo nacional son modificadas y ajustadas a gusto y placer del oficialismo. No fue hasta que el FMI manifestó su disconformidad y posterior condena que el Gobierno, de la mano de su ministro de Economía Hernán Lorenzino, propuso encontrar una “tercer vía”.

Así, el Fondo Monetario Internacional mantuvo conversaciones con el equipo económico nacional, que viajó a los EE.UU para analizar la instrumentación del nuevo índice de precios al consumidor en la Argentina.

Las reuniones que se desarrollaron apuntaron a demostrar ante la institución internacional que preside Christine Lagarde la predisposición por avanzar en la confección de índices de estadísticas que respondan a los parámetros internacionales.

Sin embargo, los expertos económicos no perciben esta predisposición por parte del Gobierno. Pablo Souto, economista y profesor de la Universidad Católica Argentina, opina que esta maniobra es inocua. Desde su punto de vista, no existe un problema de metodología sino de alteración de los datos, ya que “en índices de precios no hay mucho para innovar porque está todo bastante inventado”.

Por otro lado, Luis Secco, director de la consultora Perspectiv@s Económicas, explica: “Se supone que la administración kirchnerista decidió manipular los índices de precios para no mostrar la verdadera tasa de inflación. Un nuevo IPC que refleje correctamente la marcha de los precios podría tener el mismo destino que el anterior si el gobierno no hace nada concreto para bajar la inflación a los niveles que resultan aceptables de ser comunicados para el gobierno”.

Si bien el mercado espera con entusiasmo que el nuevo índice refleje la realidad, no se manejan altas expectativas, debido al historial que condena al organismo de estadísticas y censos.

Para Juan Luis Bour, director y economista de FIEL (Fundación de Investigaciones Económicas Latinoamericanas), “un índice de precios tiene dos aspectos: uno metodológico y otro numérico. Podes tener la mejor metodología del mundo pero si vos pones mal los precios vas a asacar un mal resultado”.

En este sentido, hace referencia a que si por ejemplo, en lugar de tomar el precio del pan en los comercios, se toma el precio que fijo la autoridad, y que no se refleja en la realidad, lo que sucede es que “estas poniendo basura en el indice y por lo tanto, lo que vos sacas como resultado también es basura”, concluye.

Para estar al tanto de ésta y otras noticias económicas de la Argentina, no deje de consultar la Revista InversorGlobal. Si no la recibe, hágalo con un click aquí.

Deja tu respuesta