Fuera de peligro, por ahora: Estados Unidos logró un acuerdo y evitó el default

Salvados por la campana. Cuando faltaban horas para que la primera economía del mundo entrase en la cesación de pagos, el Congreso de Estados Unidos finalmente consiguió el esperado acuerdo que permite elevar el techo de la deuda del país hasta el próximo 7 de febrero. Durante la madrugada, el presidente Barak Obama firmó la ley , lo que alejó al país del default y permitió la reapertura del Gobierno. 

No es la primera vez en la presidencia de Obama, que se vive una situación similar. Según distintos periodistas acreditados en Washington, el clima que se vivió después de que fuera conocida la noticia, fue de alivio generalizado. Es que en los días previos, la tensión política había crecido hasta alcanzar proporciones terroríficas y el riesgo de un default catastrófico era inminente. 

“Ha primado la sensatez”, celebró la Casa Blanca . “Creo que estamos viendo los últimos capítulos de esta triste historia”, coincidió el ex candidato presidencial republicano y hoy senador por Arizona, John McCain.

Este pacto eleva el límite de la deuda estadounidense hasta el 7 de febrero y también permite la reapertura del Estado federal, parcialmente paralizado desde el 1 de octubre, hasta el 15 de enero. Asimismo, prevé la convocatoria de una comisión para negociar un presupuesto para el año fiscal 2014. De hecho, esto fue uno de los requisitos que permitieron llegar a una conciliación:demócratas y republicanos aceptaron reabrir la administración pública y renovar el permiso para que el tesoro tome nueva deuda, a cambio de un compromiso de introducir fuertes recortes del gasto público para mediados de diciembre.

La paz, aunque momentánea, trajo alivio a los mercados del mundo entero, que tenían los ojos puestos en lo que pasaba en el Congreso de Estados Unidos. Este país jamás había desobedecido sus obligaciones fiscales.  Una pérdida de confianza en la capacidad del país para honrar sus deudas podría poner en juego la suerte del dólar, moneda de reserva mundial, y la de los bonos del Tesoro, colocaciones consideradas como las más seguras del planeta.

La Reserva Federal señaló en su informe de coyuntura, conocido como Libro Beige, que existe una “creciente incertidumbre” en empresas y medios de negocios por la falta de acuerdo en el Congreso. El cierre parcial del gobierno quitó 24.000 millones de dólares a la economía estadounidense y repercutirá en el PIB en el cuarto trimestre, con un impacto de 0,6 punto porcentual, con un crecimiento de 2% para el período octubre-diciembre, dijo la calificadora Standard & Poor’s.

S&P advirtió de la posibilidad de más daños si la batalla política en torno al presupuesto y el techo de la deuda se reanuda en enero. Anoche Obama llamó a Washington a “recuperar” la confianza de los norteamericanos. “Es necesario dejar de ir de crisis en crisis”, añadió el presidente. La rebelión del Congreso infligió un golpe a la economía del país.

A pesar de los datos negativos que este conflicto trajo, distintos indicadores económicos demostraron el entusiasmo de los mercados ante la noticia de su resolución. Aun cuando todavía no se materializó en voto, tanto el mercado de Wall Street como el dólar mostraron signos de optimismo.

El dólar recuperó terreno frente a casi todas las monedas. La principal excepción fue el euro. La moneda única se mantiene, firme, a 1,3526 dólares. Mucho más aliviada, Wall Street cerró con una suba del 1,36% de su principal indicador.

 

Deja tu respuesta