Dólar Messi: Un atacante que patea en contra del Gobierno

En el partido que disputa el Gobierno contra el dólar todos los días, apareció un nuevo jugador: Messi. Es que el dólar paralelo volvió a superar ayer los 10 pesos a días de las elecciones legislativas. Los operadores, por su parte, supieron aprovechar la desesperación de quienes siguen decididos a dolarizar sus ahorros y así lograron darle un impulso adicional a la cotización.

Lo que sucede es que aquellos que necesitan adquirir la divisa, no conocen precio máximo y están dispuestos a pagar lo que sea por temor a que su valor se incremente aún más. Ayer, el dólar “libre” subió diez centavos hasta 10 pesos para la venta en el mercado local, con lo que amplió a 70,4% por ciento la brecha que lo separa del que se ofrecía a 5,87 pesos en el promedio de bancos y casas de cambio de esta ciudad.

No pasó mucho tiempo hasta que el equipo oficial terminó de definir su ataque. En esta oportunidad, funcionarios del Gobierno desestimaron la situación y señalaron que informar la cotización informal de la divisa era ilegal. 

Más precisamente, el presidente de la Comisión Nacional de Valores (CNV), Alejandro Vanoli, expresó: “Están queriendo instalar un tipo de cambio que en primer lugar es ilegal y poco significativo. Como si se publicara el precio de la cocaína en un medio de prensa”, afirmó.

Vanoli prosiguió la defensa al asegurar que en la plaza cambiaria había “total tranquilidad”, porque “la CNV, junto con otros organismos como la Secretaría de Comercio Interior, el Banco Central y Proselac, está controlando la operatoria ilegal, donde prácticamente no hay operaciones”.

En Twitter, las declaraciones de Vanoli generaron repercusión: el economista José Luis Espert, por su parte, escribió: “Si el blue es coca, el peso es paco”. Su colega Felipe Murolo valoró el paralelo que trazó Vanoli desde lo conceptual: “Comparan el blue con la cocaína. Buen punto. La prohibición los hace más atrayentes y caros”.

De todos modos, por más que el oficialismo se haya empeñado en suavizar esta situación, la realidad se le escapa por los laterales: en un contexto de caída de las reservas (en lo que va del año ya cayeron 9178 millones), cada vez se acrecenta más la creencia de que el Gobierno adoptará tras las elecciones nuevas medidas para intentar parar esa sangría.

El dólar libre avanzó un 124,5% desde los $4,49 del 31 de octubre de 2011, cuando el Banco Central y la AFIP pusieron en funcionamiento las restricciones para la compra de dólares en el mercado minorista. Por su parte, avanzó un 47,6% en lo que va de 2013 y en un año, 58,4 por ciento.

Para seguir informado sobre éste y otros temas de la economía argentina, no deje de consultar nuestro Newsletter gratuito. Si no lo recibe, hágalo con un click aquí.

Deja tu respuesta