Los argentinos viajan y gastan en el exterior, no así los extranjeros en el país

El viajar es un placer, dice la canción. Sin embargo, para el Gobierno ésto se habría convertido en una verdadera pesadilla: en el primer semestre del 2013 hubo un déficit de 4.500 millones de dólares en el sector de turismo, prácticamente todo lo que hubo en el 2012. Esto, evidencia dos males: por un lado, que la cantidad de extranjeros que visitan el país ha decrecido y por el otro, que la situación se ha ido agravando con el paso del tiempo.

Según publicó La Nación, las cifras oficiales muestran una baja permanente en la cantidad de extranjeros que visitan el país además de evidenciar  una caída incluso más pronunciada en el dinero que esos turistas gastan durante su estadía.

En la Encuesta de Turismo Internacional (ETI) del Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC), se informa que: 195.000 turistas extranjeros entraron a la Argentina a través del aeropuerto de Ezeiza y del aeroparque Jorge Newbery. La cifra implica una caída de 2,9% frente al mismo mes del año pasado. Según el organismo en agosto los turistas que entraron al país gastaron 168,6 millones de dólares en los bienes y servicios que consumieron durante su estadía. Esa cifra representa una caída interanual de 23,2%.

Paralelamente, la cotización del dólar tarjeta, para los argentinos que deseen salir al exterior del país, ya superó los 7 pesos. Su valor se obtiene mediante la suma de un 20% al tipo de cambio oficial por eso, actualmente, como éste promedia la semana a 5,77 pesos para la compra y a 5,82 pesos para la venta, el turista se ubica en los 7 pesos, un 60% más alto que lo que debían afrontar los viajeros antes de que se aplicara el cepo cambiario. 

A través de una resolución publicada el pasado lunes 18 de marzo, el Gobierno tomó dos medidas que buscaron desalentar el turismo en el extranjero: por un lado, incrementar en 5 puntos el recargo a las compras con tarjeta en moneda extranjera. Por otro, castigar con un 20% extra la adquisición de paquetes y aéreos para viajar al exterior. Es por eso que, la suba del 18% que la divisa extranjera experimentó en lo que va del año, llevó a la cotización que le interesa a los consumidores, el “dólar tarjeta”, a tocar los 7 pesos, sin contar los costos adicionales que cargan los bancos sobre los consumos. 

Con la cercanía al periodo de vacaciones, los turistas argentinos se muestran ansiosos por reservar en destinos fuera del país. En las agencias de viaje se rumorea que el porcentaje de recargo establecido por la AFIP aumentará luego de las elecciones del 27 de este mes. Más allá de esto, el incremento del tipo de cambio para los turistas puede encarecer los viajes al exterior.

“Está claro que el dólar tarjeta continuará subiendo por dos motivos: la inflación sigue fuerte, lo que quita competitividad al tipo de cambio y eso lleva a acelerar la devaluación del peso contra el dólar oficial y cada vez hay menos dólares en Argentina, lo que indefectiblemente hará subir su valor “, explica Diego Martínez Burzaco, economista Jefe de InversorGlobal.

El retraso del dólar oficial genera que la Argentina esté cada vez más cara en dólares respecto a otros países latinoamericanos, aunque de todas formas, una mayor cantidad de turistas cambia sus dólares en el mercado informal, recibiendo un valor en pesos mucho más elevado, lo que vuelva a la Argentina -aún así- barata.
Sin embargo, Martínez Burzaco, entiende que: “como esos dólares que se cambian en el mercado informal el Gobierno no los puede comprar ni aumentar sus reservas internacionales, lo que es una pérdida insostenible en el tiempo. Si se blanquea un dólar más alto, los turistas cambiarán su moneda en el mercado oficial y eso llevará a un aumento de la oferta de dólares”.

Para seguir de cerca éste y otros temas de actualidad económica argetina, no deje de consultar la Revista InversorGlobal. Si no la recibe, hágalo con un click aquí.

Deja tu respuesta