Aprenda de liderazgo con LEGO

No es la primera vez que se plantea la posibilidad de estudiar el mundo de los negocios a través de otras actividades que, en un primer momento, parecerían no tener relación alguna. En esta oportunidad, un juego de bloques de plástico interconectables para niños podría ser de gran utilidad en el mundo de los negocios. El sitio Forbes.com enumeró cinco lecciones que enseña este clásico infantil. A continuación, descubra cómo aprender jugando.

Comience con lo que parece lo más exitoso

En su caja, LEGO proporciona una completa y emocionante imagen del producto final. Siempre se ve impresionante. Hay poca mención del número de bolsas, de piezas, y de pasos , ya que sólo desinflarían su entusiasmo. Después de comprar el juego, usted siente que el proyecto terminado se encuentra a pocos pasos de distancia pero esto muchas veces no es así. Lo mismo pasa en el mundo de los negocios cuando los ejecutivos empiezan a diseñar sus ambiciosas estrategias, las cuales requieren mucho tiempo para lograr los resultados previstos.

Hay piezas intercambiables

Es raro, pero a veces, en las cajas faltan bloques de LEGO. En lugar de paralizarse, estos desafíos deben ponerlo en “modo innovación” ¿Cuántas veces han dicho sus colegas: “Eso no va a funcionar porque…” o “Ya hemos intentado eso”? Es necesario dejar de lado estas excusas, y aprovechar su experiencia e ingenio para esquivar los obstáculos y asegurarse que la estrategia sigue el camino del objetivo marcado.

Las instrucciones están para ayudarnos

Un manual de instrucciones siempre es de gran ayuda, pero hay casos en los que no se puede hacer uso de ellos ya que tienden a las generalizar y no focalizarse en un caso particular. Con LEGO las consecuencias de que algo salga mal son nulas, mientras que en las empresas sí que se corren verdaderos riesgos, aunque peligro real es el de no innovar y seguir las reglas como todos los demás. Es clave para liderar premiar y estimular a los que experimentan, aprenden y construyen.

Es más divertido trabajar en equipo

Hacer las tareas sólo es genial pero compartir la experiencia con compañeros es más divertido. Es más fácil repartir 100 horas de trabajo entre varios, que tener que dedicarle a un proyecto 100 horas de su propio tiempo. Cuando se cruzan diferentes perspectivas y experiencias el trabajo se hace más dinámico. Lo mismo pasa en las empresas o emprendimientos, las diferentes personas , perspectivas y experiencias no harán más que impulsar su proyecto.

El producto final depende de la imaginación

Antes habían pocas piezas de LEGO personalizadas, podías encontrar una rueda o un parabrisas, pero no más que eso. Todo quedaba librado a la imaginación. Hoy en día hay un sinfín de piezas para montajes específicos. Muchas veces terminas tu construcción y al ponerla a funcionar se derrumba, no hay que desanimarse, es la motivación perfecta para mejorar, crecer y hacerlo a tu manera. Al final todo se reduce a la imaginación del constructor.

Para aprender más sobre el mundo de los negocios, no deje de consultar la Revista InversorGlobal. Si no la recibe, hágalo con un click aquí.

Deja tu respuesta